Nuevo

Salud y vida social de JFK - Historia

Salud y vida social de JFK - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mientras el presidente Kennedy hacía campaña como si estuviera en perfecto estado de salud, eso estaba muy lejos de la verdad. Padecía la enfermedad de Addison, lo que le obligaba a tomar cortisona constantemente. Sus problemas de espalda se volvían cada vez más graves. Tenía dolores constantes y, en ocasiones, apenas podía caminar. Todo esto se mantuvo en secreto en ese momento. El otro aspecto de la presidencia de Kennedy que el público no conoció fueron sus aventuras sociales. No cabe duda de que Kennedy tuvo muchos encuentros fuera de su matrimonio.

John F. Kennedy sufrió problemas de salud a lo largo de su vida. Cuando era niño, John parecía tener más resfriados y dolencias infantiles que la media. Una vez que se convirtió en un adolescente, sus problemas de salud se volvieron considerablemente más pronunciados. A la edad de 13 años, durante su año en la Academia Canterbury, John estaba cansado la mayor parte del tiempo. No creció tanto como se esperaba de un niño de su edad. En la primavera, John se derrumbó debido a los dolores de estómago. Luego fue diagnosticado y tratado por apendicitis.

En Choate al año siguiente, la salud de John mejoró ligeramente, aunque todavía sufría períodos de fatiga. John permaneció frágil en general, pesando apenas 117 libras. En su segundo año en Choate, su salud pareció empeorar debido a que padecía varias enfermedades. En su tercer año, John fue trasladado de urgencia al hospital. En un momento, los médicos temieron que Kennedy tuviera leucemia. Aunque se descubrió que el diagnóstico era incorrecto, los médicos no pudieron determinar la causa de sus dolencias.

Su frágil salud lo siguió a la universidad. Cuando John se retiró de Princeton, pasó casi dos meses en hospitales mientras los médicos trataban de controlar sus misteriosos problemas médicos. Su padre contrató los servicios de algunos de los médicos más eminentes de Estados Unidos, tanto en la Clínica Mayo como en Harvard, pero ninguno pudo ponerse de acuerdo sobre cuál era la causa fundamental de los problemas médicos de John.

En 1940, Kennedy comenzó a experimentar graves problemas de espalda. Su dolor de espalda crónico puede haber sido un subproducto de los tratamientos para sus otras afecciones médicas. El dolor de espalda continuo afectaría a JFK por el resto de su vida.

Los problemas de salud de Jack le impidieron aprobar su examen físico para ingresar al ejército. Con una guerra acercándose y a pesar de su mala salud, Jack insistió en que quería servir. A través de las conexiones de su padre, Jack se las arregló para que la Marina… hiciera la vista gorda… y lo admitiera de todos modos. Durante su servicio naval, Jack continuó sufriendo de diversas enfermedades médicas. Después de la terrible experiencia del hundimiento de su bote PT y el rescate de Kennedy y su tripulación, la salud de Kennedy pareció empeorar.

En ese momento, la mayoría de los que prestaban servicios en el Pacífico padecían muchas enfermedades diferentes. Las enfermedades de Jack, sin embargo, a menudo eran notablemente peores que las enfermedades de los demás. Finalmente, cuando colapsó con un dolor de estómago insoportable, Kennedy fue hospitalizado y diagnosticado con una úlcera gástrica, que resultó ser su boleto para salir del teatro del Pacífico y regresar a los Estados Unidos.

Una vez en casa, a Jack le diagnosticaron una serie de afecciones, incluida la malaria. Sus médicos sugirieron que se sometiera a una cirugía de espalda. Kennedy inicialmente se resistió a la cirugía, pero finalmente estuvo de acuerdo. Fue admitido en New England Baptist con un diagnóstico de rotura de disco. Al día siguiente, cuando los cirujanos operaron no encontraron un disco roto. Encontraron cartílago anormalmente blando, que extrajeron. Jack se recuperó lentamente de la cirugía de espalda, después de un período de convalecencia prolongado y difícil. Sin embargo, continuó sufriendo de dolor abdominal. El 1 de marzo de 1945 Jack se retiró de la Marina. Finalmente, en septiembre de 1947, Kennedy fue diagnosticado con la enfermedad de Addison. No estaba claro si la enfermedad fue precipitada por la terapia hormonal que había estado tomando desde su juventud o si la enfermedad tenía un componente hereditario. Sin embargo, el diagnóstico no podría haber sido más oportuno ya que los médicos, para entonces, habían desarrollado una terapia de reemplazo de cortisona exitosa.

Los problemas de espalda de Jack empeoraron. Los médicos recomendaron una operación complicada y peligrosa para aliviar su sufrimiento. Creían que si JFK aceptaba la cirugía, eventualmente quedaría lisiado. Se consideró que la operación tenía solo una probabilidad de éxito del 50/50. El 10 de octubre de 1953, el senador Kennedy ingresó al Hospital de Cirugía Especial de Nueva York para someterse al procedimiento. Durante los meses siguientes, Kennedy se sometió a dos operaciones. En un momento, una infección lo dejó al borde de la muerte. En junio, sin embargo, estaba lo suficientemente bien como para regresar al Senado. A Kennedy le preocupaba que el conocimiento generalizado de sus problemas de salud pudiera dañar su carrera política. Ese no parecía ser el caso, ya que su coraje para enfrentar sus problemas de salud solo aumentó la popularidad de Kennedy.

Pero lo que el público no sabía era que entre el tratamiento continuo para su enfermedad de Addison y el tratamiento continuo para su espalda dolorosa, Kennedy estaba tomando un poderoso cóctel de diferentes medicamentos durante su primer año en el cargo. En el otoño de 1961, el médico oficial de la Casa Blanca, el almirante George Buckley, estaba muy preocupado por la gran cantidad de medicamentos que estaba tomando el presidente, así como por su eficacia aparentemente decreciente. Después de obtener consejos externos, Buckley convenció a Kennedy de que su camino actual era insostenible. Buckley recomendó que Kennedy participara en una vigorosa rutina de ejercicio, en lugar de drogas. Kennedy aceptó las recomendaciones de Buckley. En el otoño de 1961, comenzó a hacer ejercicio tres o cuatro veces por semana. El ejercicio resultó exitoso y la salud del presidente comenzó a mejorar. Mucho se ha escrito sobre los asuntos extramatrimoniales del presidente Kennedy. Gobernó en una época diferente en nuestro país. Durante ese tiempo, el público y los medios de comunicación tenían la creencia de que lo que la gente hacía en su vida personal no era para consumo público. Por lo tanto, los reporteros no escribieron lo que podrían haber sabido. No dedicaron tiempo a investigar los hechos relacionados con la vida privada de los políticos. Los rumores sobre JFK son legendarios. Incluyen un rumor de que el presidente tuvo un romance con Marilyn Monroe. Elegí no escribir más de lo que escribo aquí sobre este asunto, que es muy poco. Habiendo revisado el programa del presidente día a día, no hay duda de que Kennedy tenía la oportunidad de participar en actividades extracurriculares. Sin embargo, la prueba real de cualquier irregularidad es limitada y, en última instancia, irrelevante. Independientemente de lo que hizo o no hizo el presidente Kennedy fuera de los límites de su matrimonio, no hay evidencia alguna de que cualquier cosa que haya hecho haya afectado el trabajo que hizo en el presidente.


Biografía de John F. Kennedy, 35 ° presidente de los EE. UU.

  • Historia americana
    • Presidentes de Estados Unidos
    • Lo esencial
    • Personajes históricos importantes
    • Eventos clave
    • Historia de los nativos americanos
    • revolución Americana
    • América se mueve hacia el oeste
    • La edad dorada
    • Crímenes y desastres
    • Los inventos más importantes de la revolución industrial

    John F. Kennedy (del 29 de mayo de 1917 al 22 de noviembre de 1963), el primer presidente de Estados Unidos nacido en el siglo XX, nació en una familia adinerada y con conexiones políticas. Elegido como el 35 ° presidente en 1960, asumió el cargo el 20 de enero de 1961, pero su vida y su legado se vieron truncados cuando fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas. Aunque se desempeñó como presidente durante menos de tres años, su breve mandato coincidió con el apogeo de la Guerra Fría, y su mandato estuvo marcado por algunas de las mayores crisis y desafíos del siglo XX.

    Hechos rápidos: John F. Kennedy

    • Conocido por: Primer presidente de Estados Unidos nacido en el siglo XX, conocido por el fiasco de Bahía de Cochinos al comienzo de su mandato, su muy elogiada respuesta a la Crisis de los Misiles Cubanos, así como su asesinato el 22 de noviembre de 1963.
    • También conocido como: JFK
    • Nació: 29 de mayo de 1917 en Brookline, Massachusetts
    • Padres: Joseph P. Kennedy Sr., Rose Fitzgerald
    • Murió: 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas: Harvard University (BA, 1940), Stanford University Graduate School of Business (1940-1941)
    • Obras publicadas: Perfiles de valentía
    • Premios y honores: Medalla de la Armada y el Cuerpo de Marines, Corazón Púrpura, Medalla de la Campaña Asia-Pacífico, Premio Pulitzer de Biografía (1957)
    • Esposa: Jacqueline L. Bouvier (m. 12 de septiembre de 1953 - 22 de noviembre de 1963)
    • Niños: Caroline, John F. Kennedy, Jr.
    • Cita notable: "Aquellos que hacen imposible la revolución pacífica, hacen inevitable la revolución violenta".

    John F. Kennedy

    La imagen que la mayoría de la gente tenía de John F. Kennedy era de juventud y vitalidad. Y eso fue a propósito. De hecho, JFK vivió con un dolor casi constante, pero su mala salud se mantuvo en un secreto muy bien guardado por temor a dañar su carrera política. Tenía alergias, problemas estomacales y sufría de dolor de espalda crónico, que se vio agravado por su servicio de la Segunda Guerra Mundial y requirió numerosas cirugías. La lesión en la espalda supuestamente ocurrió en 1937 mientras estudiaba en Harvard, e inicialmente lo descalificó del servicio militar (su padre luego usó sus conexiones para llevar a JFK a la Reserva Naval). Él también había estado enfermo antes de la lesión. Cuando era niño sufría de problemas gastrointestinales que luego fueron diagnosticados como la enfermedad de Addison, un trastorno endocrino. En un extraño giro del destino, uno de los síntomas de Addison & # x2019s, así como un síntoma de los esteroides utilizados para tratarlo, es la hiperpigmentación, que puede ser responsable de la perpetua & # x201Ctan & # x201D de JFK & # x2019s & # x201D. El debate televisado con Richard Nixon definitivamente señaló.

    Franklin Roosevelt en su silla de ruedas con su perro y Ruthie Bie, la hija del cuidador de Hyde Park. (Crédito: Corbis a través de Getty Images)


    John Kennedy y los derechos civiles

    John F Kennedy no se asocia automáticamente con cuestiones de derechos civiles, ya que la presidencia de Kennedy es más famosa por la crisis de los misiles cubanos y los problemas relacionados con la Guerra Fría. Además, Kennedy no firmó ninguna legislación obvia sobre derechos civiles. Sin embargo, Kennedy tuvo una contribución importante en la historia de los derechos civiles, aunque a título póstumo.


    JFK con Lyndon Johnson

    John Kennedy provenía de una familia irlandesa-estadounidense rica y privilegiada. Aun así, la familia tuvo que dejar Boston, la ciudad con la que están más famosos, y mudarse a Nueva York. En Boston, la familia había sido mantenida a distancia por aquellas familias ricas que veían su origen irlandés como vulgar y la riqueza de la familia como carente de "clase". Los Kennedy esperaban que la Nueva York más cosmopolita les permitiera acceder a la alta sociedad. Esta introducción al fanatismo y la discriminación debería haberle dado a Kennedy algún tipo de comprensión empática de cómo era la vida de los afroamericanos. Sin embargo, lo contrario parecería ser cierto.

    Kennedy antepuso el realismo político a cualquier forma de creencia cuando votó en contra de la Ley de Derechos Civiles de 1957 de Eisenhower. La ruta del proyecto de ley a la acción casi sirvió para destrozar a los republicanos y los demócratas estaban casi unidos a un político en su oposición al proyecto de ley / ley. Kennedy tenía aspiraciones de ser el próximo candidato presidencial demócrata en las elecciones de 1960. Si se lo veía tomando la línea del partido y demostrando un liderazgo fuerte con respecto a oponerse al proyecto de ley, esto no le haría ningún daño a sus posibilidades. Este resultó ser el caso y Kennedy llevó a los demócratas a la victoria sobre Richard Nixon en 1960.

    Sin embargo, durante la campaña presidencial y después de ser nominado por los demócratas, Kennedy dejó en claro en sus discursos que era un partidario de los derechos civiles. Los historiadores están divididos en cuanto a por qué se convirtió "repentinamente". Algunos vieron la oposición a la Ley de 1957 como comprensible desde un punto de vista político. Otros han adoptado una visión más cínica y es que Kennedy reconoció que necesitaba el "Voto Negro" si quería vencer a Nixon. De ahí por qué dijo en sus discursos de campaña que la discriminación manchó a Estados Unidos al liderar la postura de Occidente contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría. También dijo que un presidente decente podría poner fin a las condiciones de vivienda inaceptables mediante el uso del poder federal. Su llamado de condolencia a la esposa de Martin Luther King, Coretta, cuando King estaba en prisión fue bien publicitado por los demócratas.

    Ahora, como presidente, Kennedy podría ignorar la discriminación o actuar. En sus discursos de campaña había prometido actuar con rapidez si era elegido. El informe de 1960 de la Comisión de Derechos Civiles dejó muy claro en estadísticas claras cuán gravemente había afectado la discriminación a la comunidad afroamericana.

    El 57% de las viviendas afroamericanas se consideró inaceptable
    La esperanza de vida de los afroamericanos era 7 años menor que la de los blancos
    La mortalidad infantil afroamericana fue dos veces mayor que la de los blancos
    Los afroamericanos encontraron casi imposible obtener hipotecas de los prestamistas hipotecarios.
    Los valores de las propiedades bajarían mucho si una familia afroamericana se mudara a un vecindario que no fuera un gueto.

    Independientemente de sus promesas, en 1961 Kennedy no hizo nada para ayudar e impulsar el tema de los derechos civiles. ¿Por qué? Los factores internacionales hicieron que el presidente nunca pudiera centrar la atención en los problemas internos ese año. También sabía que no había un gran apoyo público para esa legislación. Las encuestas de opinión indicaron que en 1960 y 1961, los derechos civiles estaban al final de la lista cuando se preguntó a la gente "¿qué se debe hacer en Estados Unidos para hacer avanzar la sociedad?" Kennedy también estaba concentrando su atención doméstica en mejorar el cuidado de la salud y ayudar a los trabajadores con salarios más bajos. Los problemas de derechos civiles solo nublarían el problema e interrumpirían el progreso en estas áreas. Kennedy también argumentó que mejorar la atención médica y los salarios de los pobres sería efectivamente una legislación de derechos civiles, ya que ellos se beneficiarían más de estos dos.

    ¿Qué hizo Kennedy para promover la causa de los derechos civiles?

    Kennedy presionó a las organizaciones del gobierno federal para que emplearan a más afroamericanos en el equivalente estadounidense del servicio civil británico. Todos los que estaban empleados se encontraban generalmente en los puestos peor pagados y en trabajos que tenían pocas perspectivas de progreso profesional. El FBI solo empleó a 48 afroamericanos de un total de 13,649 y estos 48 eran casi todos choferes. Kennedy hizo más que ningún otro presidente antes que él para que se designaran más afroamericanos a puestos del gobierno federal. En total, nombró a 40 para cargos federales de alto nivel, incluidos cinco como jueces federales.
    Kennedy nombró a su hermano (Robert) como Fiscal General, lo que lo puso al frente del Departamento de Justicia. Su táctica fue utilizar los tribunales de justicia como una forma de hacer cumplir la legislación de derechos civiles ya aprobada. Ningún tribunal del sur podría realmente argumentar en contra de las leyes que ya estaban impresas, ¡aunque eran muy buenos interpretando la ley de una manera arrogante! El Departamento de Justicia entabló 57 demandas judiciales contra funcionarios locales por obstruir a los afroamericanos que deseaban registrar su derecho al voto. Los funcionarios locales de Luisiana fueron amenazados con prisión por desacato cuando se negaron a entregar dinero a las escuelas recientemente desagregadas. Tal amenaza llevó a otros en Atlanta, Memphis y Nueva Orleans a entregar las finanzas sin demasiados problemas; pocos, si es que alguno, estaban dispuestos a experimentar el sistema penal estadounidense que tenía una política de castigo en ese momento en lugar de reformar a los prisioneros.
    Kennedy era muy bueno en lo que parecerían ser pequeños gestos. En el fútbol americano, los Washington Redskins fueron el último de los grandes equipos en negarse a fichar a los afroamericanos. Su estadio fue financiado con fondos federales y Kennedy ordenó que ya no se les permitiera usar el estadio y que tuvieran que encontrar uno nuevo. El equipo inscribió rápidamente a jugadores afroamericanos.
    Kennedy creó la CEEO (Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo). Su trabajo consistía en garantizar que todas las personas empleadas en el gobierno federal tuvieran las mismas oportunidades de empleo; también requería que todas las empresas que tenían contratos con el gobierno federal hicieran lo mismo si querían obtener más contratos federales. Sin embargo, el CEEO solo se preocupaba por los que ya estaban empleados (aunque alentó a las empresas a emplear a afroamericanos) y no hizo nada para obtener activamente oportunidades de empleo para los afroamericanos. El CEEO estaba preocupado por los empleados dentro del gobierno federal …… .no por los desempleados.

    ¿Kennedy persiguió voluntariamente el objetivo de los derechos civiles plenos en EE. UU. O fue "empujado" a la acción?

    En muchos sentidos, las manos de Kennedy estaban atadas por eventos tanto nacionales como internacionales. La reacción del KKK a los Freedom Rides de 1961 se mostró en la televisión nacional y claramente conmocionó al público. Sin embargo, el 63% de las personas encuestadas dijeron que creían que los Freedom Rides no deberían haber tenido lugar ya que eran provocativos (a pesar de que la ley federal estaba del lado de los Riders). El propio Kennedy condenó a los Jinetes por su falta de patriotismo en un momento de tensión internacional por el Muro de Berlín, Cuba y el fiasco de Bahía de Cochinos. Para muchos estadounidenses, el escenario mundial era mucho más importante que las "dificultades domésticas" específicas. La participación en el asunto Freedom Riders habría sido políticamente delicada, especialmente porque Kennedy no tenía un mandato público considerable para iniciar un cambio importante después de la más estrecha de las victorias contra Nixon.

    En 1961, la Comisión de Comercio Interestatal dictaminó que las terminales de transporte y los asientos de los autobuses interestatales deberían ser desagregados, como ya había ordenado la resolución de 1948. Pero si la decisión de la Corte Suprema de 1948 había sido ignorada flagrantemente a lo largo de los años, ¿por qué la gente de repente comenzaría a obedecer la decisión de la Comisión en 1961, especialmente cuando el 63% de la gente parecía estar en contra de lo que los Freedom Riders estaban tratando de lograr?

    En términos de registro de votantes, la administración de Kennedy no hizo nada en su primer año en el cargo. Siguiendo el consejo de su hermano Procurador General, Bobby, Kennedy afirmó que era deber de los estados reformar esta área y que no era un asunto federal. Aquí, sin duda, Kennedy estaba tratando de ganarse el apoyo de aquellos que creían que el poder federal era demasiado grande y traspasaba demasiadas áreas, especialmente el derecho de los estados a gobernarse a sí mismos como se establece en la Constitución.

    En la violencia que se vio en Albany en 1961, Kennedy nuevamente no hizo nada porque creía que el problema había sido precipitado por SNCC, a quienes el presidente se refirió como "hijos de puta".

    En la década de 1950, poco se veía sobre la militancia negra. Tanto Truman como Eisenhower habían progresado, aunque sobre el papel. La falta de mejoras obvias bajo la administración Kennedy vio el comienzo de la militancia negra. La Nación del Islam había existido en la era de Eisenhower, pero sus verdaderas incursiones en el interior de las ciudades del norte se produjeron a principios de la década de 1960, cuando se vio que poco o nada del gobierno federal avanzaba en la causa de los afroamericanos.

    Kennedy solo se volvió voluntariamente activo cuando James Meredith le forzó la mano.En septiembre de 1962, James Meredith solicitó ingresar a una universidad solo para blancos (la Universidad de Mississippi) para hacer un doctorado. Fue rechazado. Aquí estaba un hombre que había servido en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante 10 años siendo rechazado por su color. Meredith consiguió un anuncio legal de la NAACP y luchó en su caso. La Corte Suprema falló a su favor. Cuando fue a inscribirse, Bobby Kennedy envió 500 alguaciles para asegurarse de que se mantuviera la ley y el orden. No era. Casi 200 de los alguaciles resultaron heridos y dos fueron baleados por quienes insistían en que Meredith no iría a la universidad. Para mantener la ley y el orden, algo que el gobierno estatal no podía hacer, John Kennedy federalizó la Guardia Nacional de Mississippi y envió tropas federales a la universidad. Meredith se inscribió en la universidad.

    Pero, ¿Kennedy habría hecho algo si Meredith no hubiera emprendido acciones legales contra la universidad? Si Meredith simplemente hubiera aceptado su rechazo, por ilegal que fuera, ¿Kennedy habría tomado una acción tan drástica? Si Meredith no hubiera existido, ¿Kennedy habría buscado esos establecimientos educativos que infringían descaradamente la ley?

    Kennedy fue provocado aún más a la acción por el asunto de Birmingham de 1963. Las acciones ordenadas por Bull Connor “enfermaron” a Kennedy. Bobby Kennedy ordenó al Departamento de Justicia que se trasladara a Birmingham y rápidamente se llevaron a cabo mejoras. Las instalaciones públicas se desagregaron y las perspectivas de empleo para los afroamericanos en Birmingham mejoraron un poco.

    Alabama fue el último estado en tener universidades segregadas. Kennedy envió tropas federales y federalizó a la Guardia Nacional para hacer cumplir la ley. ¿Los acontecimientos de Birmingham lo convirtieron a la causa de los derechos civiles? Los cínicos comentan que bien podría haber sido un intento más concertado por parte del presidente de apuntar a los votantes negros para las elecciones de 1964.

    Kennedy se opuso inicialmente a la Marcha sobre Washington de 1963, ya que creía que cualquier marcha durante su presidencia indicaría que los líderes de la campaña por los derechos civiles eran críticos de su postura sobre los derechos civiles. Kennedy también sintió que la marcha podría contrariar al Congreso cuando estaba en el proceso de discutir su proyecto de ley de derechos civiles. El Congreso podría haber visto una marcha como una presión externa que se les estaba ejerciendo. Kennedy finalmente apoyó la marcha cuando se acordó que el gobierno federal podría participar. Malcolm X criticó la decisión de King de permitir esto, ya que creía que Kennedy estaba intentando tomar el control y orquestar la marcha. Malcolm X apodaría la marcha como "La farsa en Washington". Los historiadores ahora ven la marcha como un gran éxito tanto para King como para el gobierno federal, ya que fue bien en todos los aspectos: pacífica, informativa, bien organizada, etc. la crianza no ha sido probada.

    ¿Kennedy era un entusiasta defensor de los derechos civiles? Inmediatamente después de su muerte, solo se elogió al presidente asesinado. Hacer lo contrario se habría considerado muy antipatriótico. Sin embargo, en los últimos años ha habido una reevaluación de Kennedy y de lo que hizo en su presidencia. Kennedy no hizo nada para un hombre que afirmaba que la mala vivienda podía acabar con la firma del nombre del presidente. Su proyecto de ley del Departamento de Asuntos Urbanos fue rechazado por el Congreso y, finalmente, solo se aprobó una ley de vivienda débil que se aplicó solo a futuros proyectos de vivienda federales.

    Kennedy era un político y era muy consciente de que los demócratas no estaban contentos con la desproporcionada cantidad de tiempo que se dedicaba a cuestiones de derechos civiles cuando la Guerra Fría estaba en pleno vuelo con Vietnam en llamas y el mundo en calma después de los problemas planteados por Cuba. .

    Kennedy también era consciente de que los demócratas del sur todavía eran poderosos en el partido y sus deseos no podían ser ignorados por completo si el partido no se dividía, o si Kennedy no lograba la nominación del partido para las elecciones de 1964. Sin embargo, no hay duda de que la violencia ocurrida en el Sur durante su presidencia lo horrorizó y enfureció.

    A pesar de todo el carisma que se le atribuía al nombre de Kennedy, tenía una mala relación con el Congreso y sin su apoyo nada se convertiría en un acto. El propio Kennedy dijo:

    "Muchos programas que me interesan pueden irse por el desagüe como resultado de esto (su relación con el Congreso); todos podemos irnos por el desagüe".

    Kennedy tuvo que pisar una línea muy fina en el sur. Su popularidad en septiembre de 1963 mostró que su apoyo se había reducido al 44% en el sur. Había sido del 60% en marzo de 1963. En ese momento, el Sur era un bastión tradicional de los demócratas. Ahora, en 2001, es casi republicano para un estado, y el movimiento comenzó en la presidencia de Kennedy y creció casi con certeza como un rechazo a la postura adoptada por un presidente demócrata.

    También estaba perdiendo apoyo en el norte, donde se sentía que la administración estaba demasiado preocupada por los afroamericanos y olvidándose de la mayoría de la gente: los blancos.

    En muchos sentidos, Kennedy estaba condenado si lo hacía y condenado si no lo hacía. Si ayudó a los afroamericanos en el sur, perdió el apoyo de los poderosos demócratas allí. Si no hacía nada, se enfrentaba a la condena mundial, especialmente después de las escenas vívidamente vistas en Birmingham. Incluso los líderes de derechos civiles en el Sur criticaron a Kennedy por hacer muy poco. En el norte, la población mayoritaria era blanca. Este grupo sintió que sus problemas estaban siendo ignorados mientras se abordaban los problemas de los afroamericanos. Los militantes afroamericanos del norte como se ve en la Nación del Islam condenaron a Kennedy simplemente porque personificaba el poder blanco con base en Washington.


    Siguen consecuencias desastrosas

    Nadie le preguntó a Rosemary si estaba dispuesta a someterse a este procedimiento. Su padre se decidió por ella y, a los 23 años, se sometió a una lobotomía. La Dra. Freeman le hizo dos agujeros en el cráneo e insertó un par de espátulas pequeñas para cortar el enlace entre el cerebro y la corteza prefrontal.

    La Sra. Rose Kennedy (c) con sus hijas Kathleen y Rosemary. Foto de Hulton-Deutsch Collection / CORBIS / Corbis a través de Getty Images

    A Rosemary no se le había administrado ningún tipo de anestesia durante este procedimiento. Estaba despierta y continuó hablando con los médicos y enfermeras. Sin embargo, una vez que se completó el proceso, nunca volvió a hablar.


    Contenido

    A diferencia del viejo New Deal, que fue una respuesta a una grave calamidad financiera y económica, las iniciativas de la Gran Sociedad se produjeron durante un período de rápido crecimiento económico. Kennedy propuso un recorte de impuestos generalizado que redujera la tasa impositiva marginal máxima sobre la renta en los Estados Unidos en un 20%, del 91% al 71%, que se promulgó en febrero de 1964, tres meses después del asesinato de Kennedy, bajo Johnson. El recorte de impuestos también redujo significativamente las tasas marginales en los tramos inferiores, así como para las corporaciones. El producto nacional bruto aumentó un 10 por ciento en el primer año de la reducción de impuestos y el crecimiento económico promedió una tasa del 4,5 por ciento entre 1961 y 1968. [6]

    El PNB aumentó un 7% en 1964, un 8% en 1965 y un 9% en 1966. La tasa de desempleo cayó por debajo del 5%, y en 1966 el número de familias con ingresos de $ 7.000 al año o más había alcanzado el 55%, en comparación con 22 % en 1950. En 1968, cuando John Kenneth Galbraith publicó una nueva edición de La sociedad opulenta, el ingreso promedio de la familia estadounidense se situó en $ 8,000, el doble de lo que había sido una década antes. [7]

    La primera referencia pública de Johnson a la "Gran Sociedad" tuvo lugar durante un discurso a los estudiantes el 7 de mayo de 1964, en la Universidad de Ohio en Athens, Ohio:

    Y con su coraje, su compasión y su deseo, construiremos una Gran Sociedad. Es una sociedad en la que ningún niño se quedará sin alimentación y ningún joven se quedará sin escolarizar. [8]

    Más tarde presentó formalmente sus objetivos específicos para la Gran Sociedad en otro discurso en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, Michigan, el 22 de mayo de 1964.

    Vamos a reunir el mejor pensamiento y el conocimiento más amplio de todo el mundo para encontrar estas respuestas. Tengo la intención de establecer grupos de trabajo para preparar una serie de conferencias y reuniones sobre las ciudades, la belleza natural, la calidad de la educación y otros desafíos emergentes. A partir de estos estudios, comenzaremos a establecer nuestro rumbo hacia la Gran Sociedad. [9]

    Casi inmediatamente después del discurso de Ann Arbor, 14 grupos de trabajo separados comenzaron a estudiar casi todos los aspectos principales de la sociedad de los Estados Unidos bajo la dirección de los asistentes presidenciales Bill Moyers y Richard N. Goodwin. [10] En su uso de los grupos de trabajo para proporcionar asesoramiento experto sobre políticas, Johnson estaba siguiendo el ejemplo de Kennedy, pero a diferencia de Kennedy, Johnson ordenó que sus grupos de trabajo trabajaran en secreto. [10] Su intención era evitar que su programa se descarrilara debido a la crítica pública de propuestas que aún no habían sido revisadas. [11] El grupo de trabajo promedio tenía de cinco a siete miembros y generalmente estaba compuesto por expertos gubernamentales y académicos. [12]

    Después de que los informes del grupo de trabajo se enviaron a la Casa Blanca, Moyers comenzó una segunda ronda de revisión. Las recomendaciones se distribuyeron entre las agencias interesadas y se desarrollaron estrategias para que la legislación propuesta fuera aprobada por el Congreso. [13] El 4 de enero de 1965, Johnson anunció gran parte de su programa propuesto en su Discurso sobre el estado de la Unión.

    Con la excepción de la Ley de Derechos Civiles de 1964, [14] la agenda de la Gran Sociedad no fue un tema ampliamente discutido durante la campaña electoral presidencial de 1964. Johnson ganó las elecciones con el 61% de los votos y ganó en todos los estados excepto en seis. Los demócratas obtuvieron suficientes escaños para controlar más de dos tercios de cada cámara en el 89º Congreso, con un margen de 68 a 32 en el Senado y un margen de 295 a 140 en la Cámara de Representantes. [7]

    Johnson ganó una gran mayoría del voto judío, una circunscripción liberal que dio un fuerte apoyo a la Gran Sociedad. [15]

    El realineamiento político permitió a los líderes de la Cámara alterar las reglas que habían permitido a los demócratas del sur acabar con la legislación de la Nueva Frontera y los derechos civiles en el comité, lo que ayudó a los esfuerzos para aprobar la legislación de la Gran Sociedad. En 1965, la primera sesión del Octogésimo Noveno Congreso creó el núcleo de la Gran Sociedad. Comenzó con la promulgación de una legislación estancada durante mucho tiempo, como Medicare y la ayuda federal a la educación, y luego se trasladó a otras áreas, incluido el tránsito masivo de alta velocidad, los suplementos de alquiler, la verdad en el empaque, la legislación de seguridad ambiental, nuevas disposiciones para las instalaciones de salud mental, The Teacher Cuerpo, capacitación de mano de obra, el programa Head Start, ayuda al transporte público urbano, un programa de ciudades demostrativas, una ley de vivienda que incluía subsidios de alquiler y una ley de educación superior. [7] La ​​Administración Johnson presentó 87 proyectos de ley al Congreso, y Johnson firmó 84, o 96%, posiblemente la agenda legislativa más exitosa en la historia del Congreso de Estados Unidos. [dieciséis]

    Privacidad Editar

    La sociedad desnuda es un libro de 1964 sobre privacidad de Vance Packard. El libro sostiene que los cambios en la tecnología están invadiendo la privacidad y podrían crear una sociedad en el futuro con estándares de privacidad radicalmente diferentes. Packard criticó el uso ilimitado de información privada por parte de los anunciantes para crear esquemas de marketing. Comparó una iniciativa reciente de la Gran Sociedad del entonces presidente Lyndon B. Johnson, el Banco Nacional de Datos, con el uso de información por parte de los anunciantes y abogó por mayores medidas de privacidad de datos para garantizar que la información no llegara a las manos equivocadas. El ensayo llevó al Congreso a crear el Subcomité Especial sobre la Invasión de la Privacidad e inspiró a defensores de la privacidad como Neil Gallagher y Sam Ervin a luchar contra lo que percibían como el flagrante desprecio de Johnson por la privacidad del consumidor. Ervin criticó la agenda doméstica de Johnson como invasiva y vio la base de datos sin filtrar de información de los consumidores como una señal de abuso de poder presidencial. Ervin advirtió que "La computadora nunca olvida". [17] Jerry M. Rosenberg dedicó un capítulo de su libro de 1969 La muerte de la privacidad al Banco Nacional de Datos. [18]

    Derechos civiles Editar

    El historiador Alan Brinkley ha sugerido que el logro interno más importante de la Gran Sociedad puede haber sido su éxito en traducir algunas de las demandas del movimiento de derechos civiles en leyes. [19] Se aprobaron cuatro leyes de derechos civiles, incluidas tres leyes en los dos primeros años de la presidencia de Johnson. La Ley de Derechos Civiles de 1964 [14] prohibió la discriminación laboral y la segregación de los lugares públicos.

    La Ley de Derechos Electorales de 1965 aseguró el registro y la votación de las minorías. Suspendió el uso de pruebas de alfabetización u otras pruebas de calificación de votantes que a veces habían servido para mantener a los afroamericanos fuera de las listas de votantes y previó demandas judiciales federales para detener los impuestos electorales discriminatorios. También reforzó la Ley de Derechos Civiles de 1964 [14] al autorizar el nombramiento de examinadores electorales federales en áreas que no cumplían con los requisitos de participación de los votantes. La Ley de Servicios de Inmigración y Nacionalidad de 1965 abolió las cuotas de origen nacional en la ley de inmigración. La Ley de Derechos Civiles de 1968 prohibió la discriminación en la vivienda y extendió las protecciones constitucionales a los nativos americanos en las reservas.

    Johnson reconoció los beneficios y costos de aprobar leyes de derechos civiles. Su apoyo a la Ley de Derechos Civiles de 1964 fue a pesar de sus opiniones personales sobre asuntos raciales, ya que Johnson articuló regularmente pensamientos y lenguaje despectivo contra las minorías raciales, incluso contra los afroamericanos y asiáticos. [20] El erudito y biógrafo Robert Caro sugirió que Johnson usó un lenguaje con carga racial para apaciguar a los legisladores en un esfuerzo por aprobar leyes de derechos civiles, incluida la adaptación de cómo dijo la palabra "negro" según la ubicación del distrito del legislador. [20]

    La "Guerra contra la pobreza" Editar

    La parte más ambiciosa y controvertida de la Gran Sociedad fue su iniciativa para acabar con la pobreza. La Administración Kennedy había estado contemplando un esfuerzo federal contra la pobreza. Johnson, quien, como maestro, había observado la pobreza extrema en Texas entre los mexicoamericanos, lanzó una "guerra incondicional contra la pobreza" en los primeros meses de su presidencia con el objetivo de eliminar el hambre, el analfabetismo y el desempleo de la vida estadounidense. La pieza central de la Guerra contra la Pobreza fue la Ley de Oportunidades Económicas de 1964, que creó una Oficina de Oportunidades Económicas (OEO) para supervisar una variedad de programas comunitarios de lucha contra la pobreza.

    Se proporcionaron fondos federales para planes de educación especial en áreas de tugurios, incluida la ayuda para pagar los libros y el transporte, mientras que también se proporcionó ayuda financiera para la limpieza de los tugurios y la reconstrucción de áreas de la ciudad. Además, la Ley de Desarrollo Regional de los Apalaches de 1965 creó puestos de trabajo en una de las regiones más empobrecidas del país. [ cita necesaria ] La Ley de Oportunidades Económicas de 1964 proporcionó varios métodos a través de los cuales los jóvenes de hogares pobres podían recibir capacitación laboral y educación superior. [21]

    La OEO reflejó un frágil consenso entre los formuladores de políticas de que la mejor manera de lidiar con la pobreza no era simplemente aumentar los ingresos de los pobres, sino ayudarlos a mejorar a través de la educación, la capacitación laboral y el desarrollo comunitario. Un elemento central de su misión era la idea de "acción comunitaria", la participación de los pobres en la elaboración y administración de los programas diseñados para ayudarlos.

    Programas Editar

    La Guerra contra la Pobreza comenzó con una asignación de mil millones de dólares en 1964 y gastó otros 2 mil millones en los dos años siguientes. Dio lugar a docenas de programas, entre ellos el Job Corps, cuyo propósito era ayudar a los jóvenes desfavorecidos a desarrollar habilidades comercializables, el Neighborhood Youth Corps, establecido para brindar experiencia laboral a los jóvenes urbanos pobres y alentarlos a permanecer en la escuela Volunteers in Service to America (VISTA), una versión nacional del Cuerpo de Paz, que colocó a ciudadanos preocupados con agencias comunitarias para trabajar hacia el empoderamiento de los pobres, el Programa de Ciudades Modelo para el redesarrollo urbano Upward Bound, que ayudó a los estudiantes pobres de secundaria a ingresar a los servicios legales universitarios para el pobres y la Ley de Cupones para Alimentos de 1964 (que amplió el programa federal de cupones para alimentos). [22]

    Los programas incluyeron el Programa de Acción Comunitaria, que inició las Agencias de Acción Comunitaria locales encargadas de ayudar a los pobres a ser autosuficientes y el Proyecto Head Start, que ofrecía educación preescolar para niños pobres. Además, se proporcionó financiación para el establecimiento de centros de salud comunitarios a fin de ampliar el acceso a la atención médica, [23] mientras que en 1965 y 1967 se realizaron importantes modificaciones al Seguro Social que aumentaron significativamente los beneficios, ampliaron la cobertura y establecieron nuevos programas para combatir la pobreza. y elevar el nivel de vida. [24] Además, los pagos medios de AFDC fueron un 35% más elevados en 1968 que en 1960, pero siguieron siendo insuficientes y desiguales. [25]

    Educación Editar

    El componente educativo más importante de la Gran Sociedad fue la Ley de Educación Primaria y Secundaria de 1965, diseñada por el Comisionado de Educación Francis Keppel. Se convirtió en ley el 11 de abril de 1965, menos de tres meses después de su introducción. Terminó un tabú político de larga data al proporcionar una ayuda federal significativa a la educación pública, inicialmente asignando más de $ 1 mil millones para ayudar a las escuelas a comprar materiales y comenzar programas de educación especial en escuelas con una alta concentración de niños de bajos ingresos. Durante su primer año de funcionamiento, la Ley autorizó un programa de subvenciones de $ 1.1 mil millones a los estados, para asignaciones a distritos escolares con un gran número de niños de familias de bajos ingresos, fondos para usar las instalaciones comunitarias para la educación dentro de toda la comunidad, fondos para mejorar investigación educativa y para fortalecer los departamentos estatales de educación, y subvenciones para la compra de libros y materiales de biblioteca. [26] La ley también estableció Head Start, que originalmente había sido iniciado por la Oficina de Oportunidades Económicas como un programa de verano de ocho semanas, como un programa permanente.

    La Ley de Instalaciones de Educación Superior de 1963, promulgada por Johnson un mes después de convertirse en presidente, [27] autorizó varias veces más ayuda universitaria en un período de cinco años de la que había sido asignada por el Land Grant College en un siglo. Proporcionó mejores bibliotecas universitarias, diez a veinte nuevos centros de posgrado, varios institutos técnicos nuevos, aulas para varios cientos de miles de estudiantes y veinticinco a treinta nuevos colegios comunitarios al año. [28]

    Esta importante ley fue seguida por la Ley de Educación Superior de 1965, que aumentó el dinero federal otorgado a las universidades, creó becas y préstamos a bajo interés para los estudiantes y estableció un Cuerpo de Maestros nacional para proporcionar maestros a las áreas afectadas por la pobreza de los Estados Unidos. Estados. La Ley también inició una transición de la asistencia institucional financiada con fondos federales a la ayuda individual para estudiantes.

    En 1964, se lograron mejoras básicas en la Ley de Educación de Defensa Nacional y se aumentaron los fondos totales disponibles para las instituciones educativas.El límite anual de préstamos para estudiantes graduados y profesionales se elevó de $ 1,000 a $ 2,500, y el límite agregado se elevó de $ 5,000 a $ 10,000. El programa se extendió para incluir geografía, historia, lectura, inglés y educación cívica, y los programas de orientación y asesoramiento se extendieron a las escuelas primarias y secundarias públicas. [22]

    La Ley de Educación Bilingüe de 1968 ofreció ayuda federal a los distritos escolares locales para ayudarlos a abordar las necesidades de los niños con capacidad limitada para hablar inglés hasta que expiró en 2002. [29]

    Los programas de la Gran Sociedad también brindaron apoyo para la capacitación clínica de posgrado tanto para enfermeras como para médicos comprometidos con el trabajo con pacientes desfavorecidos en clínicas de salud rurales y urbanas. [30]

    Salud Editar

    Medicare Editar

    La Ley del Seguro Social de 1965 autorizó Medicare y proporcionó fondos federales para muchos de los costos médicos de los estadounidenses mayores. [31] La legislación superó la amarga resistencia, particularmente de la Asociación Médica Estadounidense, a la idea de la atención médica financiada con fondos públicos o la "medicina socializada" al hacer que sus beneficios estén disponibles para todas las personas mayores de sesenta y cinco años, independientemente de la necesidad, y vinculando los pagos al sistema de seguro privado existente.

    Medicaid Editar

    En 1966, los beneficiarios de la asistencia social de todas las edades recibieron atención médica a través del programa Medicaid. Medicaid se creó el 30 de julio de 1965 bajo el Título XIX de la Ley del Seguro Social de 1965. Cada estado administra su propio programa de Medicaid, mientras que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) federales supervisan los programas estatales y establecen los requisitos para la prestación de servicios. , calidad, financiamiento y estándares de elegibilidad.

    Bienestar Editar

    Se realizaron varias mejoras al programa de Seguridad Social en términos de cobertura y adecuación de los beneficios. La Ley de Ajuste de Impuestos de 1966 incluyó una disposición para pagos especiales bajo el programa de seguridad social a ciertas personas sin seguro de 72 años o más. Las Enmiendas a la Seguridad Social de 1965 incluyeron un aumento del 7% en los beneficios en efectivo, una liberalización de la definición de discapacidad, una liberalización de la cantidad que una persona puede ganar y aún obtener los beneficios completos (la llamada prueba de jubilación), el pago de beneficios a niños elegibles de 18 a 21 años que asisten a la escuela, pago de beneficios a las viudas a los 60 años sobre una base actuarialmente reducida, cobertura de médicos autónomos, cobertura de propinas como salario, liberalización de los requisitos de condición de asegurado para personas que ya tienen 72 años o además, un aumento a $ 6,600 de la cantidad de ganancias contabilizadas para propósitos de contribución y beneficio (la base de contribución y beneficio), y un aumento en la tabla de tasas de contribución. [24]

    Las Enmiendas al Seguro Social de 1967 incluyeron un aumento del 13% en los beneficios del seguro de vejez, sobrevivientes y discapacidad, con un beneficio mensual mínimo de $ 55 para una persona que se jubila a los 65 años o después (o recibe beneficios por discapacidad), un aumento de $ 35 a $ 40 en los pagos especiales a los 72 años, un aumento de $ 1,500 a $ 1,680 en la cantidad que una persona puede ganar en un año y aún obtener los beneficios completos para ese año, beneficios mensuales en efectivo para viudas discapacitadas y viudos dependientes discapacitados a los 50 años de edad. tarifas reducidas, una liberalización de los requisitos de elegibilidad para las prestaciones para los dependientes y sobrevivientes de las trabajadoras, y una prueba alternativa de la condición de asegurado para los trabajadores discapacitados antes de los 31 años [24].

    Además, nuevas pautas para determinar la elegibilidad para los beneficios del seguro por discapacidad, créditos salariales adicionales no contributivos para los militares, cobertura ampliada del clero y miembros de órdenes religiosas que no han hecho voto de pobreza, y un aumento en la base de contribuciones y beneficios de $ 6,600 a $ 7,800, a partir de 1968. Además, las Enmiendas al Seguro Social de 1967 proporcionaron las primeras enmiendas importantes de Medicare. Estas enmiendas a la seguridad social ampliaron la cobertura del programa para incluir ciertos servicios previamente excluidos, simplificaron los procedimientos de reembolso en los planes de seguro médico y hospitalario y facilitaron los procedimientos administrativos relacionados con los períodos generales de inscripción. [24]

    La Ley de Cupones para Alimentos de 1964 hizo que el programa fuera permanente, mientras que las Enmiendas al Seguro Social de 1967 especificaron que al menos el 6% del dinero para la salud maternoinfantil debería gastarse en planificación familiar. En 1967, el gobierno federal comenzó a exigir a los departamentos de salud estatales que pusieran anticonceptivos a disposición de todos los adultos pobres. Los programas de comidas para personas mayores de bajos ingresos comenzaron en 1965, con el gobierno federal proporcionando fondos para "comidas en grupo" y "comidas a domicilio". [32] La Ley de Nutrición Infantil, aprobada en 1966, hizo mejoras en la asistencia nutricional a los niños, como en la introducción del Programa de Desayuno Escolar. [33]

    Las artes y las instituciones culturales Editar

    Johnson promovió las artes en términos de mejora social, no creatividad artística. Por lo general, enfatizó los objetivos cualitativos y cuantitativos, especialmente el poder de las artes para mejorar la calidad de vida de los estadounidenses comunes y para reducir las desigualdades entre los que tienen y los que no. Karen Patricia Heath observa que, "Johnson personalmente no estaba muy interesado en la adquisición de conocimiento, cultural o de otro tipo, por su propio bien, ni tenía tiempo para apreciar el arte o reunirse con artistas". [34]

    Dotaciones Nacionales para las Artes y las Humanidades Editar

    En septiembre de 1965, Johnson firmó la Ley de la Fundación Nacional de Artes y Humanidades, creando tanto el Fondo Nacional para las Artes como el Fondo Nacional para las Humanidades como agencias independientes y separadas. El cabildeo por el apoyo a las artes y las humanidades financiado con fondos federales comenzó durante la Administración Kennedy. En 1963, tres organizaciones académicas y educativas —el Consejo Estadounidense de Sociedades Culto (ACLS), el Consejo de Escuelas de Graduados en Estados Unidos y los Capítulos Unidos de Phi Beta Kappa — se unieron para establecer la Comisión Nacional de Humanidades. En junio de 1964, la comisión publicó un informe que sugería que el énfasis puesto en la ciencia ponía en peligro el estudio de las humanidades desde las escuelas primarias hasta los programas de posgrado. Para corregir el equilibrio, recomendó "el establecimiento por parte del Presidente y el Congreso de los Estados Unidos de una Fundación Nacional de Humanidades". [35]

    En agosto de 1964, el representante William S. Moorhead de Pennsylvania propuso una legislación para implementar las recomendaciones de la comisión. El apoyo de la Casa Blanca siguió en septiembre, cuando Johnson prestó su respaldo durante un discurso en la Universidad de Brown. En marzo de 1965, la Casa Blanca propuso el establecimiento de una Fundación Nacional de Artes y Humanidades y solicitó 20 millones de dólares en fondos iniciales. El informe de la comisión había generado otras propuestas, pero el enfoque de la Casa Blanca las eclipsó. El plan de la administración, que requería la creación de dos agencias separadas, cada una asesorada por un órgano de gobierno, fue la versión que aprobó el Congreso. Richard Nixon amplió drásticamente los fondos para NEH y NEA. [35]

    Difusión pública Editar

    Después de que la Primera Conferencia Nacional sobre Financiamiento a Largo Plazo de Estaciones de Televisión Educativa en diciembre de 1964 pidiera un estudio del papel de la televisión educativa no comercial en la sociedad, Carnegie Corporation acordó financiar el trabajo de una comisión nacional de 15 miembros. Su informe histórico, Televisión pública: un programa de acción, publicado el 26 de enero de 1967, popularizó la frase "televisión pública" y colaboró ​​en la campaña legislativa de ayudas federales. La Ley de Radiodifusión Pública de 1967, promulgada menos de 10 meses después, instituyó la Corporación de Radiodifusión Pública como una corporación privada sin fines de lucro.

    La ley inició ayudas federales a través del CPB para la operación, en contraposición al financiamiento de las instalaciones de capital, de la radiodifusión pública. El CPB inicialmente colaboró ​​con el sistema de Televisión Educativa Nacional preexistente, pero en 1969 decidió iniciar el Servicio de Radiodifusión Pública (PBS). Un estudio de radio pública encargado por la CPB y la Fundación Ford y realizado entre 1968 y 1969 condujo al establecimiento de la Radio Pública Nacional, un sistema de radio público bajo los términos de la Ley de Radiodifusión Pública enmendada.

    Centros culturales Editar

    Dos instalaciones culturales y artísticas nacionales planificadas desde hace mucho tiempo recibieron fondos federales que permitirían su finalización a través de la legislación de la Gran Sociedad. Un Centro Cultural Nacional, sugerido durante la Administración de Franklin Roosevelt y creado por una ley bipartidista firmada por Dwight Eisenhower, se transformó en el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, un monumento viviente al presidente asesinado. La recaudación de fondos para el centro cultural original había sido deficiente antes de la legislación que creó el Kennedy Center, que se aprobó dos meses después de la muerte del presidente y proporcionó $ 23 millones para la construcción. El Kennedy Center abrió en 1971. [36]

    A fines de la década de 1930, el Congreso de los Estados Unidos ordenó un museo de arte de la Institución Smithsonian para el National Mall, y en 1939 se dio a conocer un diseño de Eliel Saarinen, pero los planes se archivaron durante la Segunda Guerra Mundial. Una ley de 1966 del Congreso de los EE. UU. Estableció el Museo y Jardín de Esculturas Hirshhorn como parte de la Institución Smithsonian con un enfoque en el arte moderno, en contraste con la Galería Nacional de Arte existente. El museo fue financiado principalmente con fondos federales, aunque el financiero de Nueva York Joseph Hirshhorn más tarde contribuyó con $ 1 millón para la construcción del edificio, que comenzó en 1969. El Hirshhorn abrió en 1974. [37]

    Transporte Editar

    Las iniciativas de transporte iniciadas durante el mandato del presidente Johnson incluyeron la consolidación de las agencias de transporte en un puesto a nivel de gabinete bajo el Departamento de Transporte. [38] El departamento fue autorizado por el Congreso el 15 de octubre de 1966 y comenzó a operar el 1 de abril de 1967. El Congreso aprobó una variedad de leyes para apoyar mejoras en el transporte, incluida la Ley de Transporte Masivo Urbano de 1964, que proporcionó 375 millones de dólares para grandes proyectos ferroviarios públicos o privados urbanos en forma de fondos de contrapartida para ciudades y estados y crearon la Administración de Tránsito Masivo Urbano (ahora la Administración Federal de Tránsito), Ley de Transporte Terrestre de Alta Velocidad de 1965 que resultó en la creación de trenes de alta velocidad entre Nueva York y Washington, y la Ley Nacional de Seguridad del Tráfico y los Vehículos Motorizados de 1966, un proyecto de ley que Ralph Nader se atribuyó en gran medida, cuyo libro Inseguro a cualquier velocidad afirma que ayudó a inspirar la legislación.

    Protección al consumidor Editar

    En 1964, Johnson nombró a la subsecretaria de Trabajo Esther Peterson para ser la primera asistente presidencial para asuntos del consumidor.

    La Ley de Publicidad y Etiquetado de Cigarrillos de 1965 requería que los paquetes llevaran etiquetas de advertencia. La Ley de Seguridad de Vehículos Motorizados de 1966 estableció estándares mediante la creación de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras. La Ley de Envasado y Etiquetado Justo requiere que los productos identifiquen al fabricante, la dirección, marquen claramente la cantidad y las porciones. El estatuto también autorizó al HEW y a la FTC a establecer y definir tamaños estándar voluntarios. El original habría exigido estándares uniformes de tamaño y peso para las compras comparativas, pero la ley final solo prohibió las afirmaciones de tamaño exagerado.

    La Ley de Seguridad Infantil de 1966 prohibió cualquier producto químico tan peligroso que ninguna advertencia pueda hacerlo seguro. La Ley de Telas Inflamables de 1967 estableció estándares para la ropa de dormir para niños, pero no para las mantas para bebés.

    La Ley de Carne Saludable de 1967 requirió la inspección de la carne que debe cumplir con los estándares federales. La Ley de Veracidad en los Préstamos de 1968 requería que los prestamistas y proveedores de crédito divulgaran el costo total de los cargos financieros tanto en dólares como en tasas porcentuales anuales, sobre préstamos a plazos y ventas. La Ley de productos avícolas sanos de 1968 requería la inspección de las aves de corral que deben cumplir con los estándares federales. La Ley de divulgación de ventas de tierras de 1968 proporcionó salvaguardias contra las prácticas fraudulentas en la venta de tierras. La Ley de Seguridad Radiológica de 1968 proporcionó estándares y retiros para productos electrónicos defectuosos.

    El medio ambiente Editar

    Joseph A. Califano, Jr. ha sugerido que la principal contribución de la Gran Sociedad al medio ambiente fue una extensión de las protecciones más allá de las destinadas a la conservación de los recursos intactos. [39] En un mensaje que transmitió al Congreso, el presidente Johnson dijo:

    El aire que respiramos, nuestra agua, nuestro suelo y la vida silvestre, están siendo arruinados por venenos y químicos que son subproductos de la tecnología y la industria. La sociedad que recibe las recompensas de la tecnología debe, como un todo colaborador, asumir la responsabilidad de [su] control. Hacer frente a estos nuevos problemas requerirá una nueva conservación. No solo debemos proteger el campo y salvarlo de la destrucción, debemos restaurar lo que ha sido destruido y rescatar la belleza y el encanto de nuestras ciudades. Nuestra conservación debe ser no solo la conservación clásica de la protección [contra] el desarrollo, sino una conservación creativa de la restauración y la innovación.

    A instancias del Secretario del Interior Stewart Udall, la Gran Sociedad incluyó varias leyes ambientales nuevas para proteger el aire y el agua. La legislación ambiental promulgada incluyó:

    • Ley de Calidad del Agua de 1965 de 1964 de 1966 de 1968 de 1968 de 1965 de 1965 de 1966 de 1968 de 1969

    Vivienda Editar

    En 1964, la calidad del programa de vivienda mejoró al exigir estándares mínimos de cumplimiento del código, brindar asistencia a familias desplazadas y pequeñas empresas y autorizar préstamos con intereses por debajo del mercado para rehabilitar viviendas en áreas de renovación urbana. [22] La Ley de Vivienda y Desarrollo Urbano de 1965 incluyó elementos importantes como subsidios de alquiler para familias de bajos ingresos, subsidios de rehabilitación para permitir a los propietarios de bajos ingresos en áreas de renovación urbana mejorar sus hogares en lugar de reubicarse en otro lugar, y beneficios mejorados y extendidos. para pagos de reubicación. [26] La Ley de ciudades de demostración de 1966 estableció un nuevo programa para la renovación integral de vecindarios, con énfasis en inversiones estratégicas en renovación de viviendas, servicios urbanos, instalaciones de vecindarios y actividades de creación de empleo. [41] [42]

    Desarrollo rural Editar

    Se introdujeron varias medidas para mejorar las condiciones socioeconómicas en las zonas rurales. Bajo el Título III de la Ley de Oportunidades Económicas de 1964, Programas Especiales para Combatir la Pobreza Rural, la Oficina de Oportunidades Económicas fue autorizada a actuar como prestamista de última instancia para las familias rurales que necesitaban dinero para ayudarlas a aumentar permanentemente su capacidad de generar ingresos. Se podrían otorgar préstamos para comprar tierras, mejorar el funcionamiento de las granjas familiares, permitir la participación en empresas cooperativas y financiar empresas comerciales no agrícolas, mientras que las cooperativas locales que prestan servicios a familias rurales de bajos ingresos podrían solicitar otra categoría de préstamos para fines similares. [43]

    El Título III también puso préstamos y subvenciones a disposición de grupos locales para mejorar los servicios de vivienda, educación y cuidado infantil para los trabajadores agrícolas migrantes, mientras que los Títulos I y II también incluyeron programas potencialmente importantes para el desarrollo rural. El Título I estableció Job Corps, que inscribió a los desertores escolares en proyectos de servicio comunitario: el 40% de los miembros del cuerpo debía trabajar en un Cuerpo de Conservación Juvenil para llevar a cabo proyectos de conservación, embellecimiento y desarrollo de recursos en los Bosques Nacionales y el campo. Podría decirse que más importantes para las zonas rurales fueron los Programas de Acción Comunitaria autorizados por el Título II. El dinero federal se asignó a los estados de acuerdo con sus necesidades de capacitación laboral, vivienda, salud y asistencia social, y los estados debían entonces distribuir sus partes de las subvenciones de Acción Comunitaria sobre la base de propuestas de grupos públicos locales o privados sin fines de lucro. . [43]

    La Ley de Obras Públicas y Desarrollo Económico de 1965 reorganizó la Administración de Reurbanización de Áreas (ARA) en la Administración de Desarrollo Económico (EDA) y autorizó $ 3.3 mil millones durante 5 años mientras especificaba siete criterios de elegibilidad. La lista incluía ingresos familiares medios bajos, pero el desempleo del 6% o más se aplicaba a la mayor cantidad de áreas, mientras que la Ley también mencionaba la emigración de áreas rurales como un criterio. En un intento de ir más allá de lo que un escritor describió como "el enfoque disperso fallido de ARA" de brindar ayuda a condados individuales e inspirado por el modelo europeo de desarrollo regional, la EDA alentó a los condados a formar Distritos de Desarrollo Económico (EDD), ya que se reconoció que los condados en dificultades individuales (llamados RA o áreas de redesarrollo) carecían de recursos suficientes para su propio desarrollo. [43]

    Los EDD abarcaban de 5 a 15 condados y tanto el desarrollo planificado como implementado con financiación y asistencia técnica de EDA, y cada EDD tenía un "centro de crecimiento" (otro concepto tomado de Europa) llamado centro de reurbanización si estaba ubicado en una RA o centro de desarrollo. si está en otro condado. Con la excepción de los centros de crecimiento, los condados del EDD no eran elegibles para recibir asistencia a menos que fueran RA, pero se esperaba que todos se beneficiaran de la "planificación de desarrollo coordinada en todo el distrito". [43]

    Trabajo Editar

    Las enmiendas hechas a la Ley Davis-Bacon de 1931 en 1964 ampliaron las disposiciones sobre salarios vigentes para cubrir los beneficios complementarios, [44] mientras que se hicieron varios aumentos al salario mínimo federal. [45] La Ley de contratos de servicios de 1965 estipulaba salarios mínimos y beneficios complementarios, así como otras condiciones de trabajo para los contratistas en virtud de ciertos tipos de contratos de servicios. [46] También se promulgó una ley de aumento integral de la tasa mínima que amplió la cobertura de la Ley de Normas Laborales Justas a aproximadamente 9,1 millones de trabajadores adicionales. [44]

    Oposición conservadora Editar

    En las elecciones de mitad de período de 1966, los republicanos lograron importantes avances en parte a través de un desafío a la "Guerra contra la pobreza". El malestar cívico a gran escala en el centro de la ciudad se estaba intensificando (alcanzando un clímax en 1968), fortaleciendo la demanda de ley y orden. [47] Las etnias blancas urbanas que habían sido una parte importante de la Coalición del New Deal se sintieron abandonadas por la concentración del Partido Demócrata en las minorías raciales. Los candidatos republicanos ignoraron los programas más populares, como Medicare o la Ley de Educación Primaria y Secundaria, y centraron sus ataques en programas menos populares. Además, los republicanos hicieron un esfuerzo por evitar el estigma del negativismo y el elitismo que los había perseguido desde los días del New Deal y, en cambio, propusieron alternativas bien elaboradas, como su "Cruzada de la oportunidad". [48] ​​El resultado fue una gran ganancia de 47 escaños en la Cámara para el Partido Republicano en las elecciones de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de 1966 que pusieron nuevamente en funcionamiento a la coalición conservadora de republicanos y demócratas del sur. [49]

    A pesar de que los conservadores que atacaron a la Gran Sociedad de Johnson lograron importantes avances en el Congreso en las elecciones de mitad de período de 1966, y con la ira y la frustración en aumento por la Guerra de Vietnam, Johnson aún pudo asegurar la aprobación de programas adicionales durante sus últimos dos años en el cargo. Se aprobaron leyes para extender el Programa de Cupones para Alimentos, expandir la protección del consumidor, mejorar los estándares de seguridad, capacitar a profesionales de la salud, ayudar a los estadounidenses discapacitados y promover programas urbanos. [50]

    En 1968, se aprobó una nueva Ley de Equidad de Vivienda, que prohibió la discriminación racial en la vivienda [51] y subvencionó la construcción o rehabilitación de viviendas para personas de bajos ingresos. [52] Ese mismo año, se introdujo un nuevo programa de reentrenamiento laboral financiado con fondos federales para los desempleados incondicionales en cincuenta ciudades, junto con el proyecto de ley federal de control de armas más fuerte (relacionado con el transporte de armas a través de las fronteras estatales) en la historia de Estados Unidos hasta ese momento. punto. [53]

    Al final de la Administración Johnson, se habían cumplido 226 de las 252 solicitudes legislativas importantes (durante un período de cuatro años), la ayuda federal a los pobres había aumentado de $ 9,9 mil millones en 1960 a $ 30 mil millones en 1968, un millón de estadounidenses habían sido reentrenado bajo programas federales previamente inexistentes, y dos millones de niños habían participado en el programa Head Start.

    Las interpretaciones de la guerra contra la pobreza siguen siendo controvertidas. La Oficina de Oportunidades Económicas fue desmantelada por las administraciones de Nixon y Ford, en gran parte mediante la transferencia de programas de pobreza a otros departamentos gubernamentales. [54] La financiación de muchos de estos programas se redujo aún más en el presupuesto Gramm-Latta del presidente Ronald Reagan en 1981. [ cita necesaria ]

    Alan Brinkley ha sugerido que "la brecha entre las intenciones expansivas de la Guerra contra la Pobreza y sus logros relativamente modestos alimentó posteriores argumentos conservadores de que el gobierno no es un vehículo apropiado para resolver los problemas sociales". [19] Uno de los ayudantes de Johnson, Joseph A. Califano, Jr., ha respondido que "desde 1963, cuando Lyndon Johnson asumió el cargo hasta 1970, cuando se sintió el impacto de sus programas de la Gran Sociedad, la proporción de estadounidenses que vivían por debajo del umbral de la pobreza disminuyó del 22,2 por ciento al 12,6 por ciento, el descenso más dramático en un período tan breve de este siglo ". [39]

    A largo plazo, el análisis estadístico muestra que la tasa oficial de pobreza se redujo del 19,5 por ciento en 1963 al 12,3 por ciento en 2017. Sin embargo, utilizando una definición más amplia que incluye ingresos en efectivo, impuestos y las principales transferencias en especie y las tasas de inflación, el " La tasa de pobreza de ingresos totales "basada en los estándares del presidente Johnson cayó del 19,5 por ciento al 2,3 por ciento durante ese período. [55] [56]

    El porcentaje de afroamericanos por debajo de la línea de pobreza se redujo del 55 por ciento en 1960 al 27 por ciento en 1968. [57] De 1964 a 1967, el gasto federal en educación aumentó de $ 4 mil millones a $ 12 mil millones, mientras que el gasto en salud aumentó de $ 5 mil millones a $ 16 mil millones. En ese momento, el gobierno federal estaba gastando $ 4,000 por año en cada familia pobre de cuatro, cuatro veces más que en 1961. [58]


    El legado de John F. Kennedy

    Los historiadores tienden a calificar a JFK como un buen presidente, no como un gran presidente. Pero los estadounidenses le otorgan constantemente el índice de aprobación más alto de cualquier presidente desde Franklin D. Roosevelt. ¿Por qué?

    Entre los muchos monumentos a John F. Kennedy, quizás el más sorprendente sea el Museo del Sexto Piso en Dallas, en el edificio que alguna vez fue el Depósito de Libros Escolares de Texas. Cada año, cerca de 350.000 personas visitan el lugar donde Lee Harvey Oswald esperaba el 22 de noviembre de 1963 para disparar contra la caravana del presidente. El museo en sí es una rareza debido a su conexión física con el evento; ilumina el momento más memorable y más inquietante de una visita al sexto piso cuando doblas una esquina y miras la ventana a través de la cual Oswald disparó su rifle cuando Kennedy abrió coche serpenteaba a través de los amplios espacios de Dealey Plaza debajo. Las ventanas están abarrotadas una vez más con cajas de cartón, tal como lo habían estado la tarde soleada cuando Oswald se escondió allí.

    Visitantes de todo el mundo han firmado sus nombres en los libros de recuerdos y muchos han escrito homenajes: "Nuestro mayor presidente". "¡Oh, cómo lo extrañamos!" "El hombre más grande desde Jesucristo". Al menos tantos visitantes escriben sobre las posibles conspiraciones que llevaron al asesinato de JFK. Las realidades contradictorias de la vida de Kennedy no coinciden con su reputación mundial. Pero a los ojos del mundo, este hombre reticente se convirtió en un líder carismático que, en su vida y en su muerte, le sirvió como símbolo de propósito y esperanza.

    El presidente Kennedy pasó menos de tres años en la Casa Blanca. Su primer año fue un desastre, como él mismo reconoció. La invasión de Bahía de Cochinos a la Cuba comunista fue solo la primera de una serie de esfuerzos fallidos para deshacer el régimen de Fidel Castro. Su cumbre de 1961 en Viena con el líder soviético Nikita Khrushchev fue una experiencia humillante. La mayoría de sus propuestas legislativas murieron en Capitol Hill.

    Sin embargo, también fue responsable de algunos logros extraordinarios. El más importante y famoso fue su hábil manejo de la crisis de los misiles en Cuba en 1962, considerado el momento más peligroso desde la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de sus asesores militares, y no estaban solos, creían que Estados Unidos debería bombardear las plataformas de misiles que la Unión Soviética estaba estacionando en Cuba. Kennedy, consciente del peligro de una escalada de la crisis, ordenó en cambio un bloqueo de los barcos soviéticos. Al final, se llegó a un acuerdo pacífico. Posteriormente, tanto Kennedy como Khrushchev comenzaron a suavizar la relación entre Washington y Moscú.

    Kennedy, durante su breve presidencia, propuso muchos pasos importantes hacia adelante. En un discurso en la American University en 1963, habló amablemente de la Unión Soviética, aliviando así la Guerra Fría. Al día siguiente, después de casi dos años de evitar en su mayoría el tema de los derechos civiles, pronunció un discurso de elegancia excepcional y lanzó una campaña para un proyecto de ley de derechos civiles que esperaba que pusiera fin a la segregación racial. También propuso un proyecto de ley sobre el derecho al voto y programas federales para brindar atención médica a los ancianos y los pobres. Pocas de estas propuestas se convirtieron en ley en su vida, una gran decepción para Kennedy, que nunca tuvo mucho éxito en el Congreso. Pero la mayoría de estos proyectos de ley se convirtieron en ley después de su muerte, en parte debido a la habilidad política de su sucesor, pero también porque parecían un monumento a un presidente martirizado.

    Kennedy fue el hombre más joven jamás elegido a la presidencia, sucediendo al hombre que, en ese momento, era el mayor. Simbolizaba, como bien se dio cuenta, una nueva generación y su mayoría de edad. Fue el primer presidente nacido en el siglo XX, el primer joven veterano de la Segunda Guerra Mundial en llegar a la Casa Blanca. El poderoso relato de John Hersey sobre la valentía de Kennedy en tiempos de guerra, publicado en El neoyorquino en 1944, lo ayudó a lanzar su carrera política.

    A la hora de dar forma a su leyenda, el encanto personal de Kennedy ayudó. Un orador ingenioso y articulado, parecía construido para la era de la televisión. Verlo hoy en una película es sorprenderse por el poder de su presencia y el ingenio y la elegancia de su oratoria. Su célebre discurso inaugural estuvo lleno de frases que parecían diseñadas para ser grabadas en piedra, como lo han sido muchas de ellas. Tomando prestado un lema de sus días en la escuela preparatoria, poniendo tu país en lugar de Choate, exhortó a los estadounidenses: "No preguntes qué puede hacer tu país por ti; pregunta qué puedes hacer tú por tu país".

    Otro contribuyente a la leyenda de Kennedy, algo más profundo que su atractivo personal, es la imagen de lo que muchos llegaron a llamar gracia. El no solo tenía gracia, en el sentido de actuar y actuar con gracia, también era un hombre que parecía recibir gracia. Era guapo y parecía atlético. El era rico. Tenía una esposa e hijos cautivadores, una familia fotogénica. Un amigo suyo, el periodista Ben Bradlee, escribió un libro de 1964 sobre Kennedy llamado Esa gracia especial.

    Los Kennedy iluminaron la Casa Blanca con escritores, artistas e intelectuales: el célebre violonchelista Pablo Casals, el poeta Robert Frost, el intelectual francés André Malraux. Kennedy se había graduado de Harvard y abasteció su administración con los profesores de la escuela. Salpicó sus comentarios públicos con citas de poetas y filósofos.

    La familia Kennedy ayudó a crear su carrera y, más tarde, su legado. Nunca podría haber llegado a la presidencia sin la ayuda de su padre. Joseph Kennedy, uno de los hombres más ricos y despiadados de Estados Unidos, había contado con su primer hijo, Joe Jr., para ingresar a la política. Cuando Joe murió en la guerra, las ambiciones de su padre se centraron en el próximo hijo mayor. Pagó por todas las campañas de John, Jack, y usó sus millones para atraer seguidores. Se impuso a su amigo Arthur Krock, de Los New York Times, para ayudar a Jack a publicar su primer libro, Por qué durmió Inglaterra. Años más tarde, cuando Kennedy escribió Perfiles de valentía con la ayuda de su ayudante Theodore Sorensen, Krock presionó con éxito para que el libro ganara un premio Pulitzer.

    El legado de Kennedy también tiene un lado más oscuro. Antes de su presidencia, muchos de los colegas políticos de JFK lo consideraban simplemente un playboy cuyo padre rico había financiado sus campañas. Muchos críticos vieron imprudencia, impaciencia, impetuosidad. Nigel Hamilton, autor de JFK: Juventud imprudente, un estudio generalmente admirado de los primeros años de Kennedy, resumido después de casi 800 páginas:

    I. F. Stone, el distinguido escritor liberal, observó en 1973: "A estas alturas, él es simplemente una ilusión óptica".

    La imagen de Kennedy de la juventud y la vitalidad es, hasta cierto punto, un mito. Pasó gran parte de su vida en hospitales, luchando contra una variedad de enfermedades. Su capacidad para servir como presidente fue en sí misma un perfil de coraje.

    Se ha escrito mucho sobre la vida privada encubierta de Kennedy. Como su padre, estaba obsesionado con el ritual de la conquista sexual, antes y durante su matrimonio, antes y durante su presidencia. Mientras estuvo vivo, las muchas mujeres, los agentes del Servicio Secreto y los demás que sabían de su infidelidad lo mantuvieron en secreto. Aún así, ahora que las historias de sus actividades sexuales son ampliamente conocidas, han hecho poco para empañar su reputación.

    Medio siglo después de su presidencia, la resistencia del atractivo de Kennedy no es simplemente el resultado de una imagen elaborada y un encanto personal. También refleja el momento histórico en el que emergió. A principios de la década de 1960, gran parte del público estadounidense estaba dispuesto, incluso ansioso, a creer que él era el hombre que “haría que el país volviera a moverse”, en un momento en que gran parte del país estaba listo para mudarse. La acción y el dinamismo fueron fundamentales para el atractivo de Kennedy. Durante su campaña presidencial de 1960, siguió criticando a los republicanos durante ocho años de estancamiento: “He basado mi campaña para la presidencia en el único supuesto de que el pueblo estadounidense está incómodo con el actual cambio en nuestro rumbo nacional ... y que han la voluntad y la fuerza para que Estados Unidos vuelva a moverse ". Como el historiador Arthur M. Schlesinger Jr., amigo y consejero de Kennedy, escribió más tarde: “La ciudad capital, somnolienta en los años de Eisenhower, de repente había cobrado vida ... [con] la liberación de energía que ocurre cuando los hombres con ideas tienen una oportunidad para ponerlos en práctica ".

    Kennedy ayudó a dar urgencia a la idea de perseguir un propósito nacional: una gran misión estadounidense. En los 15 años transcurridos desde la Segunda Guerra Mundial, el impulso ideológico se había ido acumulando lentamente en los Estados Unidos, alimentado por la ansiedad por la rivalidad con la Unión Soviética y por el optimismo sobre el desempeño dinámico de la economía estadounidense.

    Cuando Kennedy ganó la presidencia, el deseo de cambio era todavía vacilante, como sugiere su angustiosamente estrecho margen sobre Richard Nixon. Pero estaba creciendo, y Kennedy aprovechó el momento para proporcionar una misión, o al menos comprendió la necesidad de una, aunque no estaba del todo claro cuál era la misión. Al principio de su mandato, un funcionario del Departamento de Defensa escribió un documento de política que expresaba una curiosa combinación de propósito urgente y objetivos vagos:

    Esto reflejaba la cosmovisión de John Kennedy, una de compromiso, acción y movimiento. Quienes lo conocieron se dieron cuenta, sin embargo, de que era más cauteloso de lo que sugerían sus discursos.

    John F. Kennedy fue un buen presidente pero no un gran presidente, según la mayoría de los estudiosos. Una encuesta de historiadores en 1982 lo ubicó en el puesto 13 de los 36 presidentes incluidos en la encuesta. Trece encuestas de este tipo entre 1982 y 2011 lo colocaron, en promedio, en el puesto 12. Richard Neustadt, el destacado erudito presidencial, reverenciaba a Kennedy durante su vida y fue reverenciado por Kennedy a su vez. Sin embargo, en la década de 1970, comentó: “Será sólo un destello, siempre empañado por el historial de sus sucesores. No creo que la historia tenga mucho espacio para John Kennedy ".

    Pero 50 años después de su muerte, Kennedy está lejos de ser "solo un parpadeo". Sigue siendo un símbolo poderoso de un momento perdido, de un idealismo vertiginoso y una esperanza que las generaciones posteriores aún intentan recuperar. Su encanto —las asociaciones románticas, casi místicas, que evoca su nombre— no solo sobrevive sino que florece. El periodista e historiador Theodore White, cercano a Kennedy, publicó una famosa entrevista para Vida revista con Jackie Kennedy poco después del asesinato de su marido, en la que dijo:

    Y así una letra se convirtió en la imagen perdurable de su presidencia.

    White, en sus memorias, recordó la reverencia que Kennedy había inspirado entre sus amigos:

    Los amigos no eran los únicos encantados con la mística de Kennedy. Se estaba convirtiendo en una figura magnética incluso durante su presidencia. A mediados de 1963, el 59 por ciento de los estadounidenses encuestados afirmó haber votado por él en 1960, aunque sólo el 49,7 por ciento de los votantes lo había hecho. Después de su muerte, su deslizamiento de tierra creció al 65 por ciento. En las encuestas de opinión pública de Gallup, siempre tiene el índice de aprobación más alto de cualquier presidente desde Franklin D. Roosevelt.

    Las circunstancias de la muerte de Kennedy lo convirtieron en una obsesión nacional. Se ha publicado una gran cantidad de libros sobre su asesinato, la mayoría de ellos rechazando la conclusión de la Comisión Warren de que Lee Harvey Oswald actuó solo. Después del asesinato, incluso Robert F. Kennedy, el hermano del presidente, pasó horas, tal vez días, telefoneando a la gente para preguntar si había habido una conspiración, hasta que se dio cuenta de que sus investigaciones podrían dañar su propia carrera. Hasta el día de hoy, alrededor del 60 por ciento de los estadounidenses creen que Kennedy fue víctima de una conspiración.

    "Había una grandeza heroica en la administración de John F. Kennedy que no tenía nada que ver con las brumas de Camelot", David Talbot, fundador de Salón, escribió hace varios años. Su libro Hermanos: la historia oculta de los años de Kennedy, más serio que la mayoría de las teorías de conspiración de Kennedy, sugirió que los objetivos audaces y progresistas del presidente, y los peligros que representaba para los intereses arraigados, inspiraron un complot para quitarse la vida.

    Hay muchas razones para cuestionar la versión oficial del asesinato de Kennedy. Pero hay poca evidencia concreta para probar alguna de las teorías: que la mafia, el FBI, la CIA o incluso Lyndon B. Johnson estuvieron involucrados. Algunas personas dicen que su muerte fue el resultado de los esfuerzos encubiertos de Washington para matar a Castro. Para muchos estadounidenses, se extiende la credulidad al aceptar que un evento tan trascendental puede explicarse como el acto de un solitario todavía misterioso.

    Mucho antes de que el público comenzara a deleitarse con las teorías de la conspiración, el asesinato de Kennedy alcanzó proporciones míticas. En su libro de 1965, Mil dias, Schlesinger usó palabras tan efusivas que hoy parecen untuosas, aunque en ese momento no se las consideró excesivas o empalagosas: "Todo se había ido ahora", escribió sobre el asesinato: "el entusiasmo que afirma la vida, que mejora la vida, la brillantez, el ingenio, el compromiso sereno, el propósito firme ".

    Como todos los presidentes, Kennedy tuvo éxitos y fracasos. Su administración estuvo dominada por una notable cantidad de problemas y crisis: en Berlín, Cuba, Laos y Vietnam y en Georgia, Mississippi y Alabama. Algunas de ellas las manejó con destreza y, a veces, con valentía. Muchos, no pudo resolverlos. Era un hombre pragmático y reservado que casi nunca revelaba pasión.

    Sin embargo, mucha gente lo veía, y todavía lo ve, como un presidente idealista y, sí, apasionado, que habría transformado la nación y el mundo si hubiera vivido. Su legado solo ha crecido en los 50 años transcurridos desde su muerte. El hecho de que todavía encarne un raro momento de activismo público explica gran parte de su atractivo continuo: les recuerda a muchos estadounidenses una época en la que era posible creer que la política podía hablar de los anhelos morales de la sociedad y aprovechar sus más altas aspiraciones. Más que nada, quizás, Kennedy nos recuerda una época en que las capacidades de la nación parecían ilimitadas, cuando su futuro parecía ilimitado, cuando los estadounidenses creían que podían resolver problemas difíciles y lograr hazañas audaces.


    Segundo de una serie ocasional sobre cómo los investigadores de Harvard abordan los problemas problemáticos del envejecimiento.

    Cuando los científicos comenzaron a rastrear la salud de 268 estudiantes de segundo año de Harvard en 1938 durante la Gran Depresión, esperaban que el estudio longitudinal revelara pistas para llevar una vida saludable y feliz.

    Obtuvieron más de lo que querían.

    Después de seguir a los hombres Crimson sobrevivientes durante casi 80 años como parte del Estudio de Harvard sobre el Desarrollo de Adultos, uno de los estudios más largos del mundo sobre la vida adulta, los investigadores han recopilado una gran cantidad de datos sobre su salud física y mental.

    De la cohorte original de Harvard reclutada como parte del Estudio de Becas, solo 19 siguen con vida, todos en sus mediados de los noventa. Entre los reclutas originales se encontraban el eventual presidente John F. Kennedy y el veterano editor del Washington Post, Ben Bradlee. (Las mujeres no estaban en el estudio original porque la Universidad todavía era toda de hombres).

    Además, los científicos finalmente ampliaron su investigación para incluir a la descendencia de los hombres, que ahora son 1.300 y tienen entre 50 y 60 años, para descubrir cómo las experiencias tempranas afectan la salud y el envejecimiento a lo largo del tiempo. Algunos participantes se convirtieron en empresarios, médicos, abogados de éxito y otros terminaron como esquizofrénicos o alcohólicos, pero no en pistas inevitables.

    Durante las décadas intermedias, los grupos de control se han expandido. En la década de 1970, 456 residentes del centro de la ciudad de Boston se alistaron como parte del Estudio Glueck, y 40 de ellos todavía están vivos. Hace más de una década, los investigadores comenzaron a incluir esposas en los estudios de Grant y Glueck.

    A lo largo de los años, los investigadores han estudiado las trayectorias de salud de los participantes y sus vidas en general, incluidos sus triunfos y fracasos en la carrera y el matrimonio, y el hallazgo ha producido lecciones sorprendentes, y no solo para los investigadores.

    "El hallazgo sorprendente es que nuestras relaciones y lo felices que somos en nuestras relaciones tiene una poderosa influencia en nuestra salud", dijo Robert Waldinger, director del estudio, psiquiatra del Hospital General de Massachusetts y profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard.“Cuidar tu cuerpo es importante, pero cuidar tus relaciones también es una forma de autocuidado. Eso, creo, es la revelación ".

    "Las personas que estaban más satisfechas en sus relaciones a los 50 años eran las más saludables a los 80", dijo Robert Waldinger con su esposa Jennifer Stone.

    Rose Lincoln / Fotógrafa del personal de Harvard

    Las relaciones cercanas, más que el dinero o la fama, son las que mantienen felices a las personas durante toda su vida, reveló el estudio. Esos vínculos protegen a las personas del descontento de la vida, ayudan a retrasar el deterioro mental y físico y son mejores indicadores de una vida larga y feliz que la clase social, el coeficiente intelectual o incluso los genes. Ese hallazgo resultó ser cierto en todos los ámbitos, tanto entre los hombres de Harvard como entre los participantes del centro de la ciudad.

    La investigación a largo plazo ha recibido financiación de fundaciones privadas, pero ha sido financiada en gran parte por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud, primero a través del Instituto Nacional de Salud Mental y más recientemente a través del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento.

    The Daily Gazette

    Regístrese para recibir correos electrónicos diarios para recibir las últimas noticias de Harvard.

    Los investigadores que han analizado minuciosamente los datos, incluidos amplios registros médicos y cientos de entrevistas y cuestionarios en persona, encontraron una fuerte correlación entre la vida floreciente de los hombres y sus relaciones con la familia, los amigos y la comunidad. Varios estudios encontraron que el nivel de satisfacción de las personas con sus relaciones a los 50 años era un mejor indicador de la salud física que sus niveles de colesterol.

    "Cuando reunimos todo lo que sabíamos sobre ellos a los 50 años, no fueron sus niveles de colesterol de mediana edad los que predijeron cómo iban a envejecer", dijo Waldinger en una popular charla TED. “Fue lo satisfechos que estaban en sus relaciones. Las personas que estaban más satisfechas en sus relaciones a los 50 años eran las más saludables a los 80 ".

    Charla TED / Robert Waldinger

    Grabó su charla TED, titulada “¿Qué hace una buena vida? Lecciones del estudio más largo sobre la felicidad ”, en 2015, y ha sido visto 13.000.000 veces.

    Los investigadores también encontraron que la satisfacción conyugal tiene un efecto protector sobre la salud mental de las personas. Parte de un estudio descubrió que las personas que tuvieron matrimonios felices a los 80 años informaron que su estado de ánimo no sufría ni siquiera en los días en que tenían más dolor físico. Aquellos que tuvieron matrimonios infelices sintieron más dolor emocional y físico.

    Aquellos que mantuvieron relaciones cálidas llegaron a vivir más y más felices, dijo Waldinger, y los solitarios a menudo morían antes. “La soledad mata”, dijo. "Es tan poderoso como fumar o el alcoholismo".

    Según el estudio, quienes vivieron más y disfrutaron de una buena salud evitaron fumar y consumir alcohol en exceso. Los investigadores también encontraron que aquellos con un fuerte apoyo social experimentaron menos deterioro mental a medida que envejecían.

    En parte de un estudio reciente, los investigadores encontraron que las mujeres que se sentían firmemente unidas a sus parejas estaban menos deprimidas y más felices en sus relaciones dos años y medio después, y también tenían mejores funciones de memoria que aquellas con conflictos matrimoniales frecuentes.

    "Las buenas relaciones no solo protegen nuestros cuerpos, también protegen nuestro cerebro", dijo Waldinger en su charla TED. “Y esas buenas relaciones, no tienen por qué ser fluidas todo el tiempo. Algunas de nuestras parejas octogenarias podían discutir entre sí día tras día, pero siempre que sintieran que realmente podían contar con el otro cuando las cosas se pusieran difíciles, esas discusiones no afectaron sus recuerdos ".

    Dado que el envejecimiento comienza al nacer, las personas deberían empezar a cuidarse a sí mismas en cada etapa de la vida, dicen los investigadores.

    “El envejecimiento es un proceso continuo”, dijo Waldinger. “Puede ver cómo las personas pueden comenzar a diferir en su trayectoria de salud a los 30 años, de modo que si se cuida bien a una edad temprana, puede establecer un mejor rumbo para el envejecimiento. El mejor consejo que puedo darte es 'Cuida tu cuerpo como si lo fuera a necesitar durante 100 años', porque es posible ".

    El estudio, al igual que los demás sujetos originales, ha tenido una larga vida, abarcando a cuatro directores, cuyos mandatos reflejaban sus intereses médicos y puntos de vista de la época.

    Bajo el primer director, Clark Heath, quien permaneció desde 1938 hasta 1954, el estudio reflejó la visión dominante de la era sobre la genética y el determinismo biológico. Los primeros investigadores creían que la constitución física, la capacidad intelectual y los rasgos de personalidad determinaban el desarrollo adulto. Hicieron mediciones antropométricas detalladas de cráneos, puentes de cejas y lunares, escribieron notas detalladas sobre el funcionamiento de los órganos principales, examinaron la actividad cerebral a través de electroencefalogramas e incluso analizaron la caligrafía de los hombres.

    Ahora, los investigadores extraen sangre de hombres para pruebas de ADN y la ponen en escáneres de resonancia magnética para examinar órganos y tejidos en sus cuerpos, procedimientos que habrían sonado a ciencia ficción en 1938. En ese sentido, el estudio en sí representa una historia de los cambios que la vida trae.

    El psiquiatra George Vaillant, quien se unió al equipo como investigador en 1966, dirigió el estudio desde 1972 hasta 2004. Formado como psicoanalista, Vaillant enfatizó el papel de las relaciones y llegó a reconocer el papel crucial que desempeñaban en las personas que vivían vidas largas y agradables. .

    En un libro titulado "Envejecer bien", Vaillant escribió que seis factores predijeron un envejecimiento saludable para los hombres de Harvard: actividad física, ausencia de abuso de alcohol y tabaquismo, tener mecanismos maduros para hacer frente a los altibajos de la vida y disfrutar de un peso y un matrimonio estable. Para los hombres del centro de la ciudad, la educación era un factor adicional. "Cuanta más educación obtenían los hombres del centro de la ciudad", escribió Vaillant, "era más probable que dejaran de fumar, comieran con sensatez y consumieran alcohol con moderación".

    La investigación de Vaillant & # 8217 destacó el papel de estos factores protectores en el envejecimiento saludable. Cuantos más factores tuvieran los sujetos, mejores serían las probabilidades de que tuvieran una vida más larga y feliz.

    “Cuando comenzó el estudio, a nadie le importaba la empatía o el apego”, dijo Vaillant. "Pero la clave para un envejecimiento saludable son las relaciones, las relaciones, las relaciones".

    El estudio mostró que el papel de la genética y los ancestros longevos demostró ser menos importante para la longevidad que el nivel de satisfacción con las relaciones en la mediana edad, ahora reconocido como un buen predictor del envejecimiento saludable. La investigación también desmintió la idea de que las personalidades de las personas "se ponen como yeso" a los 30 años y no se pueden cambiar.

    “Aquellos que eran claramente un choque de trenes cuando tenían entre 20 y 25 años resultaron ser maravillosos octogenarios”, dijo. "Por otro lado, el alcoholismo y la depresión mayor podrían llevarse a las personas que comenzaron su vida como estrellas y dejarlas al final de sus vidas como un tren descarrilado".

    El profesor Robert Waldinger es director del Estudio de Harvard sobre el desarrollo de adultos, uno de los estudios más largos del mundo sobre la vida adulta. Rose Lincoln / Fotógrafa del personal de Harvard

    El cuarto director del estudio, Waldinger, ha ampliado la investigación a las esposas e hijos de los hombres originales. Ese es el estudio de segunda generación, y Waldinger espera expandirlo a la tercera y cuarta generación. "Probablemente nunca se replicará", dijo sobre la extensa investigación, y agregó que aún hay más que aprender.

    "Estamos tratando de ver cómo las personas manejan el estrés, ya sea que sus cuerpos estén en una especie de modo crónico de 'lucha o huida'", dijo Waldinger. "Queremos descubrir cómo es que una infancia difícil se extiende a lo largo de décadas para descomponer el cuerpo en la mediana edad y más tarde".

    Lara Tang ’18, una concentradora de biología humana y evolutiva que se unió recientemente al equipo como asistente de investigación, disfruta de la oportunidad de ayudar a encontrar algunas de esas respuestas. Se unió al esfuerzo después de encontrarse con la charla TED de Waldinger en una de sus clases.

    “Eso me motivó a investigar más sobre el desarrollo de adultos”, dijo Tang. "Quiero ver cómo las experiencias de la infancia afectan el desarrollo de la salud física, la salud mental y la felicidad más adelante en la vida".

    Cuando se le preguntó qué lecciones había aprendido del estudio, Waldinger, que es un sacerdote zen, dijo que practica la meditación a diario e invierte tiempo y energía en sus relaciones, más que antes.

    “Es fácil aislarse, quedar atrapado en el trabajo y no recordar, 'Oh, no he visto a estos amigos en mucho tiempo'”, dijo Waldinger. "Así que trato de prestar más atención a mis relaciones que antes".


    Educación continua

    Como proveedor aprobado para profesionales de la salud mental, trabajadores sociales y enfermeras, la Educación Continua de la Universidad JFK ofrece una selección diversa de cursos para satisfacer sus necesidades de licenciamiento y desarrollo profesional. Puede conocer las últimas herramientas de diagnóstico y enfoques terapéuticos para los problemas que enfrentan sus pacientes o explorar un área clínica en profundidad para mejorar su experiencia profesional. Nuestros instructores son expertos en sus campos y lo equiparán con las habilidades y herramientas prácticas que necesita. Elija los cursos que se ofrecen en línea y en el lugar en uno de nuestros dos campus del Área de la Bahía.

    Acerca de la educación continua
    Ofrecemos programas de calidad que son accesibles, asequibles, profesionalmente relevantes y entregados con un servicio al cliente excepcional.

    El departamento de Educación Continua (CE) de la Universidad John F. Kennedy ofrece programas de desarrollo profesional y enriquecimiento personal que satisfacen las diversas necesidades de nuestros exalumnos y las comunidades circundantes en el Área de la Bahía.

    Especializada en los campos de la psicología, el derecho y la atención de la salud, CE ofrece una variedad de programas y cursos de certificación para psicólogos, profesionales de la salud mental, enfermeras registradas y abogados que buscan adquirir o mantener una licencia, ampliar sus conocimientos, aumentar su competencia o especializarse. en un área particular de especialización en sus respectivos campos. Impartidos por académicos-practicantes expertos en dos campus (Pleasant Hill, San José) y en línea, nuestros cursos integran teoría y práctica que se pueden aplicar de inmediato, y son convenientes, accesibles y asequibles.

    Nuestros programas de certificación están diseñados para ofrecer oportunidades de aprendizaje en profundidad en áreas temáticas clínicas seleccionadas. Los temas de estudio actuales incluyen: trastornos del espectro autista, terapia cognitivo-conductual, trastornos alimentarios, terapia de artes expresivas, imaginación profunda y estrategias de tratamiento para las tropas que regresan.

    CE está aprobada para patrocinar cursos por la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación de Terapeutas Matrimoniales y Familiares de California (CAMFT), la Junta de Enfermería Registrada de California (BRN), la Fundación de California para el Avance de los Profesionales de la Adicción (CFAAP / CAADAC) ) y el Colegio de Abogados de California.

    CE ofrece un descuento del 10% a los estudiantes, profesores, personal y exalumnos de la Universidad JFK para cualquier curso presencial.

    Tenga en cuenta: Los cursos de CE no se pueden aplicar para obtener un título académico o un programa de certificado académico.

    Información general
    El departamento de Educación Continua de la Universidad John F. Kennedy brinda a la Gran Área de la Bahía oportunidades de aprendizaje permanente accesibles y con visión de futuro que permiten a las personas y organizaciones participar en sus disciplinas, intereses y ambiciones de manera coherente, conectada y creativa.

    La Universidad JFK no discrimina por motivos de raza, color, altura, peso, nacionalidad, religión, edad, estado civil, género, orientación sexual, condición de veterano o discapacidad. En un esfuerzo continuo por enriquecer su entorno académico y proporcionar igualdad de oportunidades educativas y laborales, la universidad fomenta activamente las solicitudes de miembros de todos los grupos que están subrepresentados en la educación superior.

    Horarios y sustituciones de cursos publicados
    Aunque hacemos todo lo posible para mantener los horarios de los cursos publicados, CE se reserva el derecho de realizar cambios en las tarifas, las asignaciones de profesores, las fechas de los cursos y la ubicación de las salas. Notificaremos a los participantes lo antes posible si se producen cambios relacionados con el curso. Consulte el enlace de nuestro Calendario de cursos en la barra lateral derecha para obtener la información más actualizada sobre el calendario de cursos.

    Cancelaciones de cursos
    CE se reserva el derecho de cancelar cualquier curso en caso de inscripción insuficiente, enfermedad del instructor, emergencia nacional o desastre natural. Los participantes serán notificados tan pronto como sea posible y recibirán un reembolso completo o una transferencia a otro curso dentro del ciclo del catálogo actual sin penalización por tarifas de procesamiento adicionales. La responsabilidad de JFK University CE se limita únicamente a las tarifas de inscripción. La Universidad JFK no será responsable de las pérdidas incurridas por los estudiantes, incluidos, entre otros, los cargos por cancelación de la aerolínea o los depósitos de hotel.

    Tarifa
    Todos los cursos ofrecidos a través de CE son totalmente autosuficientes. Las tarifas de los cursos varían y se ajustan para adaptarse a los gastos del curso. Las tarifas se enumeran en este catálogo en la descripción de cada curso. JFKU-CE se reserva el derecho de cambiar las tarifas del curso según sea necesario.

    Certificados de asistencia
    Los certificados CE se presentarán al finalizar cada curso presencial a los estudiantes que se hayan preinscrito al menos cinco (5) días hábiles antes del inicio del curso. Si el registro se produce menos de cinco días antes de la fecha de inicio del curso, no podemos garantizar que su certificado CE esté disponible en el sitio. En ese caso, su certificado le será enviado por correo tan pronto como sea posible, una vez que se verifique su asistencia. Para los estudiantes de cursos en línea, los certificados CE están disponibles inmediatamente después de completar con éxito el examen final y la evaluación.

    Crédito del programa
    Crédito CE: Los números de curso que incluyen & # 8220CE & # 8221 proporcionan crédito obligatorio de educación continua para los requisitos de la agencia, como se indica. Estos cursos se pueden tomar para el desarrollo profesional o el enriquecimiento personal. Se otorga una hora de crédito CE por una hora de instrucción presencial. Nunca se otorga crédito parcial.

    APA: el curso ofrece crédito a los profesionales de la salud mental regulados por la Asociación Americana de Psicología.

    BBS: El curso ofrece crédito a los profesionales de la salud mental regulados por la Junta de Ciencias del Comportamiento de California.

    CFAAP / CAADAC: el curso ofrece crédito a los profesionales regulados por la Fundación de California para el Avance de los Profesionales de la Adicción.

    RN: El curso ofrece crédito a profesionales regulados por la Junta de Enfermería Registrada de California.

    Servicios para discapacitados
    Todas las personas con discapacidades que necesiten adaptaciones especiales o asistencia relacionada deben comunicarse con la Oficina de Servicios para Discapacitados al menos tres (3) semanas antes del comienzo del curso. Llame al 925.969.3530.


    Introducción

    El estrés se define como un proceso en el que las demandas ambientales ejercen presión sobre la capacidad adaptativa de un organismo, lo que resulta tanto en demandas psicológicas como en cambios biológicos que podrían poner en riesgo de enfermedad (1). Las cosas que nos causan estrés se denominan factores estresantes. El estrés afecta a todos, jóvenes y viejos, ricos y pobres. La vida está llena de estrés. El estrés es un hecho de la vida con el que todos debemos lidiar. Viene en todas las formas y tamaños, incluso nuestros pensamientos pueden causarnos estrés y hacer que el cuerpo humano sea más susceptible a las enfermedades. Hay tres teorías o perspectivas con respecto al estrés, el estrés ambiental, el estrés psicológico (emocional) y el estrés biológico (1). La perspectiva del estrés ambiental enfatiza la evaluación de situaciones o experiencias ambientales que están objetivamente relacionadas con demandas adaptativas sustanciales. La perspectiva del estrés psicológico enfatiza las evaluaciones subjetivas de las personas sobre su capacidad para hacer frente a las demandas que les presentan determinadas situaciones y experiencias. Finalmente, la perspectiva del estrés biológico enfatiza la función de ciertos sistemas fisiológicos en el cuerpo que están regulados por condiciones tanto psicológica como físicamente exigentes.

    La relación entre estrés y enfermedad es compleja. La susceptibilidad al estrés varía de persona a persona. Un evento que causa una enfermedad en una persona no puede causar una enfermedad en otra persona. Los eventos deben interactuar con una amplia variedad de factores de fondo para manifestarse como una enfermedad. Entre los factores que influyeron en la susceptibilidad al estrés se encuentran la vulnerabilidad genética, el estilo de afrontamiento, el tipo de personalidad y el apoyo social. Cuando nos enfrentamos a un problema, evaluamos la gravedad del problema y determinamos si tenemos o no los recursos necesarios para hacer frente al problema. Si creemos que el problema es grave y no disponemos de los recursos necesarios para afrontarlo, nos percibiremos como bajo estrés (2). Es nuestra forma de reaccionar ante las situaciones lo que marca la diferencia en nuestra susceptibilidad a la enfermedad y nuestro bienestar general.

    No todo el estrés tiene efectos negativos. Cuando el cuerpo tolera el estrés y lo usa para superar el letargo o mejorar el rendimiento, el estrés es positivo, saludable y desafiante. Hans Selye (3), uno de los pioneros del estudio moderno del estrés, denominó a este eustress. El estrés es positivo cuando nos obliga a adaptarnos y, por lo tanto, a aumentar la fuerza de nuestros mecanismos de adaptación, nos advierte que no lo estamos haciendo bien y que se justifica un cambio de estilo de vida si queremos mantener una salud óptima. Este estrés que mejora la acción le da al atleta la ventaja competitiva y al orador público el entusiasmo para proyectar de manera óptima. El estrés es negativo cuando excede nuestra capacidad de afrontamiento, fatiga los sistemas corporales y causa problemas físicos o de comportamiento. Este estrés dañino se llama angustia. La angustia produce reacciones exageradas, confusión, falta de concentración y ansiedad por el desempeño y, por lo general, resulta en un desempeño deficiente. La figura 1 ilustra este concepto.

    Eustress es el estrés potenciador de la acción que les da a los atletas una ventaja competitiva.

    Existe una creciente preocupación por el costo creciente y la prevalencia de los trastornos relacionados con el estrés, especialmente en relación con el lugar de trabajo. & # x0201c Trabajó hasta morir, suelte la muerte, trabaje hasta que se caiga & # x0201d están resaltados & # x0201c Muerte relacionada con el trabajo & # x0201d en el siglo XXI. Los países famosos por sus largas horas de trabajo saben esto bastante bien Japón y China tienen una palabra para la muerte por exceso de trabajo & # x02013 karoshi y Guolaosi respectivamente. Tanto Japón como Corea reconocen el suicidio como una condición relacionada con el trabajo oficial y compensable (4). La prevalencia estimada de estrés y condiciones relacionadas con el estrés en el Reino Unido aumentó de 829 casos por 100.000 trabajadores en 1990 a 1.700 por 100.000 en 2001/2002. En ese año, 13,4 millones de jornadas laborales perdidas se atribuyeron al estrés, la ansiedad o la depresión, con una estimación de 265.000 nuevos casos de estrés. El último análisis de HSE (Health and Safety Executive) sobre la tasa de enfermedades autoinformadas reveló que el estrés, la depresión o la ansiedad afectan al 1,3% de la población activa (5). Se estima que del 80% al 90% de todos los accidentes industriales están relacionados con problemas personales y la incapacidad de los empleados para manejar el estrés (6). La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo informó que alrededor del 50% del absentismo laboral se debe al estrés (7).

    La morbilidad y la mortalidad debidas a enfermedades relacionadas con el estrés son alarmantes.El estrés emocional es un factor importante que contribuye a las seis principales causas de muerte en los Estados Unidos: cáncer, enfermedad coronaria, lesiones accidentales, trastornos respiratorios, cirrosis hepática y suicidio. Según las estadísticas de Meridian Stress Management Consultancy en el Reino Unido, casi 180.000 personas en el Reino Unido mueren cada año por alguna forma de enfermedad relacionada con el estrés (7). El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos estima que el estrés representa alrededor del 75% de todas las visitas médicas (7). Esto implica una gama extremadamente amplia de quejas físicas que incluyen, entre otros, dolor de cabeza, dolor de espalda, problemas cardíacos, malestar estomacal, úlcera de estómago, problemas para dormir, cansancio y accidentes. Según las noticias de Seguridad y Salud Ocupacional y el Consejo Nacional de Compensación de Seguros, hasta el 90% de todas las visitas a los médicos de atención primaria son por quejas relacionadas con el estrés.

    Estrés y sistema inmunológico

    Nuestro sistema inmunológico es otra área susceptible al estrés. Mucho de lo que sabemos sobre la relación entre el cerebro, el sistema nervioso y la respuesta inmune ha surgido del campo de la psiconeuroinmunología (PNI). PNI fue desarrollado en 1964 por el Dr. Robert Ader, Director de la División de Medicina Psicosocial y del Comportamiento de la Universidad de Rochester. La psiconeuroinmunología es el estudio de la intrincada interacción de la conciencia (psico), el cerebro y el sistema nervioso central (neuro), y la defensa del cuerpo contra las infecciones externas y la división celular aberrante (inmunología) (8). Más específicamente, se dedica a comprender las interacciones entre el sistema inmunológico, el sistema nervioso central y el sistema endocrino. Aunque es una disciplina médica relativamente nueva, las raíces filosóficas de la conexión entre la salud física, el cerebro y las emociones se remontan a Aristóteles.

    Las respuestas inmunes están reguladas por antígenos, anticuerpos, citocinas y hormonas. Los linfocitos son los principales responsables de orquestar las funciones del sistema inmunológico. El sistema inmunológico tiene alrededor de 1 billón de linfocitos. Los linfocitos que crecen y maduran en el timo se denominan Células T otros linfocitos se llaman Células B. Las células B secretan anticuerpos, sustancias químicas que coinciden con invasores específicos llamados antígenos (inmunidad humoral). Las células T no secretan anticuerpos, sino que actúan como mensajeros y asesinos, localizando y destruyendo los antígenos invasores (inmunidad celular). Algunas células T, llamadas ayudantes, ayudan a activar la producción de otras células T y B. Otras células T, llamadas supresores, detener la producción de antígenos, interrumpiendo el ataque. La cantidad de células T y B debe equilibrarse para que funcionen de manera eficaz. Cuando la proporción de células T y B está desequilibrada, la respuesta inmunitaria se ve comprometida y no funciona de manera eficaz. Otros químicos clave que son producidos por el sistema inmunológico son los macrófagos, monocitos y granulocitos. Estos productos químicos envuelven, destruyen y digieren los microorganismos invasores y otros antígenos. Conocido generalmente como fagocitos, se asocian con más de 20 tipos de proteínas que componen el sistema inmunológico y el sistema del complemento. Este sistema es activado por anticuerpos que se adhieren a los antígenos, que causan reacciones inflamatorias.

    Citoquinas son moléculas mensajeras que no son anticuerpos de una variedad de células del sistema inmunológico. Las citocinas estimulan la liberación celular de compuestos específicos involucrados en la respuesta inflamatoria. Están formados por muchas poblaciones de células, pero los productores predominantes son las células T colaboradoras (Th) y los macrófagos. Las citocinas Th1 y Th2 inhiben entre sí la producción y función: las células Th1 estimulan la inmunidad celular y suprimen la inmunidad humoral, mientras que las citocinas Th2 tienen un efecto opuesto. Citocinas es un nombre general, otro nombre específico incluye linfocinas (citocinas producidas por linfocitos), quimiocinas (citocinas con actividades quimiotácticas), interleucina (IL) (citocinas producidas por un leucocito y que actúan sobre otros leucocitos) e interferón (IFN) (citocinas liberadas por célula invadida por virus que impulsa a la célula circundante a producir enzimas que interfieren con la replicación viral).

    Se producen citocinas de novo en respuesta a un estímulo inmunológico. Por lo general, actúan en distancias cortas y lapsos de tiempo cortos y en concentraciones muy bajas. Actúan uniéndose a receptores de membrana específicos, que luego envían señales a la célula a través de un segundo mensajero, a menudo tirosina quinasas, para alterar su comportamiento (expresión génica). Las respuestas a las citocinas incluyen el aumento o la disminución de la expresión de proteínas de membrana (incluidos los receptores de citocinas), la proliferación y secreción de moléculas efectoras. El grupo más grande de citocinas estimula la proliferación y diferenciación de las células inmunes. Algunos antígenos bacterianos comunes activan el complemento y estimulan a los macrófagos para que expresen moléculas coestimuladoras. Los antígenos estimulan la respuesta inmune adaptativa activando los linfocitos, que a su vez producen anticuerpos para activar el complemento y citocinas para aumentar la eliminación de antígenos y reclutar leucocitos adicionales.

    Varios estudios han demostrado que el estrés crónico ejerce un efecto inmunosupresor general que suprime o retiene la capacidad del cuerpo para iniciar una reacción inmunitaria rápida y eficaz (9,10). Esto se ha atribuido a la abundancia de corticosteroides producidos durante el estrés crónico, que produce un desequilibrio en los niveles de corticosteroides y debilita la inmunocompetencia. Se cree que este debilitamiento de la función inmunológica está asociado con la tensión general en las diversas partes del cuerpo asociadas con la producción y el mantenimiento del sistema inmunológico. Por ejemplo, la atrofia del timo o el encogimiento del timo resulta en su incapacidad para producir células T o las hormonas necesarias para estimularlas. Esto puede provocar un desequilibrio e ineficacia de toda la respuesta inmunitaria. Esto es coherente con el hallazgo de que a medida que envejecemos, somos propensos a sufrir infecciones, cáncer, hipersensibilidad y autoinmunidad.

    En un metaanálisis de 293 estudios independientes publicados en una revista científica revisada por pares entre 1960 y 2001 con la participación de unos 18,941, se confirma que el estrés altera la inmunidad (11). El estrés a corto plazo en realidad estimula el sistema inmunológico a medida que se prepara para enfrentar y superar un desafío, como una respuesta adaptativa que se prepara para una lesión o infección, pero el estrés crónico o a largo plazo causa demasiado desgaste y el sistema se deteriorará especialmente. si el individuo tiene poco control sobre los eventos. Los análisis (11) revelaron que los factores estresantes más crónicos que cambian las identidades o roles sociales de las personas, están más fuera de su control y parecen interminables, se asociaron con la expresión más global de inmunidad, casi todas las medidas de función inmunológica descartaron en todos los ámbitos. La duración del estrés también influye. Cuanto más prolongado es el estrés, más cambia el sistema inmunológico de los cambios potencialmente adaptativos (como los de la respuesta de lucha o huida) a cambios potencialmente perjudiciales, al principio en la inmunidad celular y luego en la función inmunitaria más amplia. También encontraron que el sistema inmunológico de las personas mayores o que ya están enfermas es más propenso a sufrir cambios relacionados con el estrés.

    El vínculo entre el estrés y la enfermedad

    El factor crítico asociado con el estrés es su efecto crónico a lo largo del tiempo. Los factores estresantes crónicos incluyen molestias diarias, frustración por los atascos de tráfico, sobrecarga de trabajo, dificultades financieras, discusiones maritales o problemas familiares. Por supuesto, hay muchas más cosas que pueden causar estrés, pero estos son los factores estresantes que se encuentran comúnmente en la vida diaria. La ira reprimida que tenemos en nuestro interior hacia cualquiera de estas situaciones, o la culpa y el resentimiento que tenemos hacia los demás y hacia nosotros mismos, producen los mismos efectos en el hipotálamo. Sin embargo, en lugar de descargar este estrés, lo mantenemos dentro donde sus efectos se vuelven acumulativos.

    Las investigaciones muestran que casi todos los sistemas del cuerpo pueden verse afectados por el estrés crónico. Cuando el estrés crónico no se libera, inhibe el sistema inmunológico del cuerpo y finalmente se manifiesta como una enfermedad. Uno solo puede preguntarse qué le pasaría al cuerpo si permaneciera en la respuesta de lucha o huida. Afortunadamente, en circunstancias normales, tres minutos después de que termina una situación amenazante y se elimina el peligro real o imaginario, la respuesta de lucha o huida cede y el cuerpo se relaja y vuelve a su estado normal. Durante este tiempo, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración, la tensión muscular, la digestión, el metabolismo y el sistema inmunológico vuelven a la normalidad. Si el estrés persiste después de la reacción inicial de lucha o huida, la reacción del cuerpo entra en una segunda etapa. Durante esta etapa, la actividad si el sistema nervioso simpático disminuye y la secreción de adrenalina disminuye, pero la secreción de corticosteroides continúa por encima de los niveles normales. Por último, si el estrés continúa y el cuerpo es incapaz de afrontarlo, es probable que se descompongan los recursos corporales.

    Enfermedades medicas

    En el asma, tanto los factores externos como los internos están involucrados, es el factor interno que se ve más afectado por los efectos agudos de los estresores psicológicos. La terapia familiar está ampliamente incorporada en el tratamiento de niños asmáticos. La mejora se atribuye a minimizar la interacción con los padres que producía frecuentes situaciones estresantes. Además, los asmáticos expuestos a una sustancia inofensiva que pensaban que eran alérgicos provocarían un ataque severo (12). Un estudio de Gauci et al. (13) demostraron correlaciones positivas significativas entre algunas escalas relacionadas con el malestar del Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota (MMPI) y la reactividad de la piel en respuesta a los alérgenos. En conjunto, estos datos proporcionan evidencia de una clara asociación entre el estrés, la disfunción inmunológica y la actividad clínica de las enfermedades atópicas y asmáticas. Para mayor referencia, Liu et al. (14) proporcionaron una excelente evidencia de que el estrés puede mejorar la respuesta inflamatoria alérgica.

    Se sabe que las enfermedades gastrointestinales como la úlcera péptica (UPP) y la colitis ulcerosa (CU) están muy influenciadas por el estrés. La UP ocurre dos veces más en los controladores de tráfico aéreo que en los copilotos civiles, y ocurre con más frecuencia entre los controladores de tráfico aéreo en los centros de alto estrés (Chicago O & # x02019Hare, La Guardia, JFK y el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles) que en los centros de bajo estrés (aeropuertos en ciudades menos pobladas de Virginia, Ohio, Texas y Michigan). Aunque el estrés es un factor de riesgo en la UPP, se cree que también están asociados más de 20 factores más: tipo de sangre, sexo, tipo de antígeno HLA, cirrosis alcohólica, hipertensión, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, tabaquismo e incluso consumo de café. Bebida carbonatada o leche durante la universidad (12). Ciertos eventos estresantes de la vida se han asociado con el inicio o la exacerbación de los síntomas en otros trastornos crónicos comunes del sistema digestivo, como los trastornos gastrointestinales funcionales (FGD), la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). El estrés de la vida temprana en forma de abuso también juega un papel importante en la susceptibilidad a desarrollar FGD así como IBD más adelante en la vida (15).

    Las úlceras son causadas por un exceso de ácido del estómago, y los estudios de pacientes con fístulas gástricas han demostrado que la ira y la hostilidad aumentan la acidez del estómago, mientras que la depresión y la abstinencia la disminuyen. Otra teoría correlaciona los efectos del estrés en el desarrollo de úlceras vinculadas al recubrimiento mucoso que recubre el estómago. La teoría establece que, durante el estrés crónico, la secreción de noradrenalina hace que los capilares del revestimiento del estómago se contraigan. Esto, a su vez, da como resultado el cierre de la producción de mucosa y se pierde la barrera protectora mucosa de la pared del estómago. Sin la barrera protectora, el ácido clorhídrico descompone el tejido e incluso puede llegar a los vasos sanguíneos, lo que resulta en una úlcera sangrante (16). Sin embargo, recientemente se ha descubierto que muchos casos de úlceras son causadas por una bacteria llamada Helicobacter pylori (H. pylori) (17). Aunque se desconoce el mecanismo exacto por el cual causa úlceras, se cree que H. pylori inflama el revestimiento gastrointestinal, estimula la producción de ácido o ambos.

    La enfermedad coronaria (CHD) se ha considerado durante mucho tiempo como una enfermedad psicosomática clásica en el sentido de que su inicio o curso fue influenciado por una variedad de variables psicosociales. Los aspectos psicosociales de la CC se han estudiado extensamente y existe una fuerte evidencia de que el estrés psicológico es un factor de riesgo significativo para la CC y la mortalidad por CC (18,19,20,21). Tennant (19) encontró una relación positiva entre el estrés vital y el infarto cardíaco y la muerte súbita mientras que el estudio de Rosengren et al. (20) informaron que la mortalidad por cardiopatía coronaria aumentó dos veces en los hombres que experimentaron tres o más acontecimientos vitales antecedentes. El estudio INTERHEART (21) reveló que las personas con infarto de miocardio reportaron una mayor prevalencia de cuatro factores de estrés: estrés en el trabajo y en el hogar, estrés financiero y eventos importantes de la vida en el último año.

    Aunque las evidencias que apoyan una asociación entre el comportamiento de tipo A (comportamiento agresivo, competitivo, orientado al trabajo y urgente) y la cardiopatía coronaria eran contradictorias (22), algunos estudios encontraron que los individuos de tipo A generan eventos de vida más estresantes y eran más propensos que otros a interpretar los problemas encontrados. evento de la vida de una manera emocionalmente adversa (23, 24). Si el tipo A es un factor de riesgo, es posible que no opere a través de una disfunción fisiológica a largo plazo (que conduce a la aterogénesis), sino a través de eventos vitales agudos que provocan una tensión severa en el corazón. Uno de los componentes del comportamiento de Tipo A es la hostilidad, que puede estar correlacionada con el riesgo de cardiopatía coronaria. Algunos estudios (25, 26) señalaron que los eventos clínicos de cardiopatía coronaria se predicen por la hostilidad y esto parece ser independiente de otros factores de riesgo. También se encontró que la hostilidad estaba relacionada con la aterosclerosis en algunos estudios de angiografía (27,28). Otros estudios encontraron que la supresión de la ira se asoció con eventos de cardiopatía coronaria (29) y aterosclerosis (27,28). Al revisar estos hallazgos, Tennant (30) concluyó que surge la posibilidad de que la hostilidad (o su supresión) pueda tener algún papel en la CC, aunque el mecanismo no está claro.

    Los tres principales factores de riesgo comúnmente aceptados para asociarse con las enfermedades del corazón son la hipercolesterolemia, la hipertensión y el tabaquismo. En un intento por determinar las causas del aumento de los niveles de colesterol sérico, Friedman et al. (31) realizaron una de las primeras investigaciones sobre la relación entre el estrés y el colesterol sérico. Descubrieron que el estrés es una de las causas del aumento de los niveles de colesterol sérico. Otros investigadores que estudiaron a los estudiantes de medicina que enfrentaban el estrés del examen (32) y al piloto militar al inicio de su período de entrenamiento y examen (33) verificaron los hallazgos. Dado que la presión arterial y el colesterol sérico aumentan durante el estrés, se sospecha desde hace mucho tiempo que la relación entre el estrés y la hipertensión emocional se considera generalmente como un factor importante en la etiología de la hipertensión (34). Una de las primeras pruebas de esta relación provino del estudio masivo de 1.600 pacientes hospitalarios realizado por Dunbar (35). Encontró que ciertos rasgos de personalidad eran característicos de los pacientes hipertensos, por ejemplo, se molestaban fácilmente por la crítica o la imperfección, poseían ira reprimida y falta de confianza en sí mismos. Reconociendo esta relación, los programas educativos para pacientes hipertensos han incluido el manejo del estrés.

    Parece que algunas personas son hereditariamente susceptibles a la artritis reumatoide (AR). Aproximadamente la mitad de los que padecen esta afección tienen una proteína sanguínea llamada factores reumatoides (FR), que es poco común en personas no artríticas. Dado que la AR implica que el cuerpo se vuelva sobre sí mismo (una respuesta autoinmune), se planteó la hipótesis de que una personalidad autodestructiva puede manifestarse a través de esta enfermedad (16). Aunque la evidencia para apoyar esta hipótesis no es concluyente, varios investigadores han encontrado diferencias de personalidad entre los que padecen AR y otros. Se ha descubierto que los afectados por esta enfermedad son perfeccionistas y abnegados, masoquistas y cohibidos. Se encontró que las pacientes estaban nerviosas, de mal humor y deprimidas, con antecedentes de haber sido rechazadas por sus madres y tener padres estrictos. Se ha sugerido que las personas con RF que experimentan estrés crónico se vuelven susceptibles a la AR (16). El mal funcionamiento de su sistema inmunológico y la predisposición genética a la AR da como resultado el desarrollo de la enfermedad.

    Las migrañas son el resultado de la constricción y dilatación de las arterias carótidas de un lado de la cabeza. La fase de constricción, llamada pródromo, a menudo se asocia con sensibilidad a la luz o al ruido, irritabilidad y enrojecimiento o palidez de la piel. Cuando se produce la dilatación de las arterias, ciertas sustancias químicas estimulan las terminaciones nerviosas adyacentes y provocan dolor. La dieta puede desencadenar migrañas en algunas personas. Sin embargo, el pensamiento predominante sobre la causa de la migraña se relaciona con el estrés y la tensión emocional. La sensación de ansiedad, nerviosismo, ira o rabia reprimida está asociada con la migraña. Un ataque puede abortarse cuando el individuo da rienda suelta a la personalidad subyacente (8). Un enfermo típico de migraña es perfeccionista, ambicioso, rígido, ordenado, excesivamente competitivo e incapaz de delegar responsabilidades.

    También hay evidencia de que la experiencia emocionalmente estresante está asociada con un trastorno endocrino como la diabetes mellitus (36). Los factores estresantes físicos o psicológicos pueden alterar las necesidades de insulina. Los factores estresantes a menudo pueden ser responsables de episodios de pérdida de control, especialmente en niños diabéticos. La diabetes tipo II se ve afectada con mayor frecuencia por el estrés, ya que tiende a ocurrir en adultos con sobrepeso y es una forma menos grave de diabetes (12). Además, los niños que tuvieron eventos estresantes en la vida derivados de pérdidas reales o amenazantes dentro de la familia y que ocurrieron entre las edades de 5 y 9 años tenían un riesgo significativamente mayor de diabetes tipo I.

    El estrés agudo puede suprimir las respuestas de los anticuerpos específicos del virus y de las células T a la vacuna contra la hepatitis B (37). Las personas que muestran una respuesta deficiente a las vacunas tienen una mayor tasa de enfermedad, incluida la infección por el virus de la influenza. Hay varios otros estudios que demostraron una relación entre el estrés psicológico y la susceptibilidad a varios virus del resfriado (38,39). Esto no es sorprendente, ya que el estrés suprime los virus latentes del sistema inmunológico y luego les resulta más fácil resurgir, ya que el cuerpo ya no puede defenderse. Los intentos de encontrar una asociación entre el estrés y la progresión de la enfermedad en pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) han tenido resultados contradictorios (40). El análisis del estudio de cohorte multicéntrico del SIDA no pudo observar una asociación entre la depresión y la disminución de los linfocitos T CD4 +, la progresión de la enfermedad o la muerte (41), pero otros han encontrado una asociación significativa entre los parámetros inmunológicos que reflejan la progresión del VIH y los factores psicosociales, en particular la negación y la angustia (42) y ocultación de la identidad homosexual (43).

    Enfermedad psiquiátrica

    Un gran cuerpo de investigación en las últimas cuatro décadas ha proporcionado evidencia de que los acontecimientos recientes de la vida contribuyen a la aparición de enfermedades psiquiátricas (44). La asociación entre acontecimientos vitales estresantes y enfermedades psiquiátricas es más fuerte que la asociación con enfermedades físicas o médicas. Vincent y Roscenstock (45) encontraron que antes de la hospitalización, los pacientes con trastornos psiquiátricos habían sufrido un evento más estresante que aquellos con trastornos físicos.Mientras tanto, Andrew y Tennant (46) no lograron encontrar la asociación entre el estrés y la enfermedad física. Aunque no está clara la relación exacta entre el estrés y la enfermedad psiquiátrica, la vía final es bioquímica. Como ocurre con las enfermedades médicas, el modelo apropiado es el de causas multifactoriales. La mayoría de las investigaciones sobre eventos de la vida indican un límite de 6 meses para considerar que el estrés tiene un efecto significativo sobre la enfermedad. Después de eso, el efecto del estrés disminuye con el tiempo.

    Se considera que los acontecimientos vitales recientes tienen un papel etiológico importante en las neurosis, un papel formativo en el inicio de la depresión neurótica (enfermedad depresiva mixta) y un papel desencadenante en los episodios esquizofrénicos (47). En otras palabras, la asociación del estrés con la enfermedad psiquiátrica es la más fuerte en las neurosis, seguida de la depresión y la esquizofrenia es la menor. La correlación entre neurosis y esquizofrenia con el estrés es más clara. La débil asociación entre los acontecimientos vitales estresantes y la aparición de enfermedades psicóticas, en particular la esquizofrenia, se ha demostrado en unos pocos estudios (48,49,50), en contraste con la fuerte asociación entre el estrés y las neurosis (51,52, 53,54). Sin embargo, el grado de relación entre la enfermedad depresiva y las neurosis en relación con el estrés es bastante controvertido. Ni Paykel (55) ni Brown et al. (56) encontraron que la relación entre el estrés de los acontecimientos de la vida y la enfermedad es mayor para la depresión neurótica que para la depresión unipolar (endógena).

    Bebbington y col. (57) encontraron que hay un exceso de eventos vitales que preceden al inicio de todo tipo de psicosis, particularmente en los primeros 3 meses. En el estudio de la aparición reciente de esquizofrenia, trastorno esquizofreniforme e hipomanía, Chung et al. (49) encontraron que los eventos de vida amenazantes estaban relacionados significativamente con el inicio de la psicosis esquizofreniforme pero no con la esquizofrenia. También encontraron que los eventos amenazantes podrían precipitar episodios hipomaníacos. Otro estudio (50) encontró que los individuos con esquizofrenia no experimentan eventos de vida más estresantes que los controles normales, pero informaron un mayor estrés subjetivo. Un estudio que investigó la relación entre los acontecimientos vitales recientes y los episodios de enfermedad en la esquizofrenia encontró que es más probable que los episodios iniciales o tempranos de esquizofrenia estén asociados con acontecimientos vitales recientes que los episodios posteriores (48).

    Por otro lado, los trastornos bipolares han recibido menos estudios que los unipolares. En el trastorno bipolar, el efecto de los acontecimientos de la vida es generalmente más débil que el unipolar, sin embargo, los acontecimientos importantes de la vida pueden ser importantes en la primera aparición (58). Los factores causales de los trastornos bipolares son multifactoriales y complejos, y el factor genético parece influir en la exposición a los acontecimientos vitales. Aquellos con mayor carga genética, hubo menos eventos de vida estresantes antes del primer episodio y tuvieron el inicio más temprano de la enfermedad. Varios estudios han demostrado que la aparición de la depresión suele estar precedida por acontecimientos vitales estresantes (59,60). Los acontecimientos vitales estresantes junto con las dificultades menores recientes también se han identificado como predictores de un episodio de depresión en un estudio de gemelas monocigóticas. Kessler (61), quien llegó a la misma conclusión, agregó que existe evidencia de que el estrés crónico concomitante aumenta el efecto de los eventos importantes de la vida sobre la depresión.

    Cooper y Sylph (51) documentaron el papel de los acontecimientos de la vida en la causa de la enfermedad neurótica. Descubrieron que el grupo neurótico informó un 50% más de eventos estresantes que el grupo de control. McKeon y col. (52) encontraron que los pacientes con neurosis obsesivo-compulsiva que tienen rasgos de personalidad anormales (obsesivos, ansiosos y cohibidos) experimentaron significativamente menos eventos de la vida que aquellos sin tales rasgos. Zheng y Young (53) al comparar el estrés por eventos en vivo entre pacientes neuróticos y el control normal encontraron que los pacientes neuróticos tenían un nivel de estrés significativamente más alto y experimentaron más cambios en los eventos de la vida que el grupo de control. Rajendran y col. (54) que compararon a los ejecutivos neuróticos con los ejecutivos sanos como grupo de control, encontraron diferencias significativas entre los grupos normales y neuróticos en términos de la frecuencia de los eventos de la vida, así como el estrés que experimentaron debido a esos eventos de la vida.

    Estrés y cáncer

    Se ha prestado especial atención a la relación entre el cáncer de mama y el estrés. Algunos estudios han indicado una mayor incidencia de muerte prematura, incluida la muerte por cáncer entre las personas que han experimentado la pérdida reciente de un cónyuge o un ser querido. Algunos estudios de mujeres con cáncer de mama han mostrado una tasa de enfermedad significativamente alta entre aquellas mujeres que experimentaron eventos traumáticos de la vida y perdieron varios años antes de su diagnóstico. Sin embargo, la mayoría de los cánceres se han estado desarrollando durante muchos años y se diagnostican solo después de que han estado creciendo en el cuerpo durante mucho tiempo. Por lo tanto, este hecho argumenta en contra de una asociación entre la muerte de un ser querido y el desencadenamiento del cáncer. No existe evidencia científica de una relación directa de causa y efecto entre estos cambios en el sistema inmunológico y el desarrollo del cáncer. No se ha demostrado que los cambios inducidos por el estrés en el sistema inmunológico causen cáncer directamente. Sin embargo, se necesita más investigación para encontrar si existe una relación entre el estrés psicológico y la transformación de células normales en células cancerosas. Un área que se está estudiando actualmente es si las intervenciones psicológicas pueden reducir el estrés en los pacientes con cáncer, mejorar la función inmunológica y posiblemente incluso prolongar la supervivencia.

    Los estudios en animales, en su mayoría ratas, revelaron el vínculo entre el estrés y la progresión de los tumores cancerosos. El estrés crónico y agudo, incluida la cirugía y los trastornos sociales, parece promover el crecimiento del tumor. Es fácil hacer tal investigación en animales, pero es más difícil en humanos. Además, las interacciones de muchos sistemas que afectan al cáncer, desde el sistema inmunológico hasta el sistema endocrino, junto con factores ambientales que son imposibles de controlar, dificultan enormemente la determinación del papel del estrés. Además, los investigadores no pueden exponer a las personas a las células tumorales como lo hacen con los animales. Un estudio reciente (62) encontró que existía un vínculo entre el estrés, el desarrollo de tumores y un tipo de glóbulos blancos llamados células asesinas naturales (NK). De todas las células del sistema inmunológico, las células NK han mostrado los vínculos más fuertes para combatir ciertas formas de la enfermedad, específicamente previniendo la metástasis y destruyendo las metástasis pequeñas. Aunque el resultado de este estudio no es definitivo, indica que el estrés actúa suprimiendo la actividad de las células NK. Otro estudio preliminar mostró la evidencia de un sistema inmunológico debilitado en pacientes con cáncer de mama que sienten un alto nivel de estrés en comparación con las que experimentan menos estrés.

    Un nuevo estudio muestra que el estrés y los apoyos sociales son influencias importantes en el riesgo de un hombre de desarrollar cáncer de próstata. Investigadores (63) de la State University of New York en Stony Brook & # x02019s medical school encontraron que los hombres con alto nivel de estrés y falta de relaciones satisfactorias con amigos y familiares tenían niveles más altos de antígeno prostático específico (PSA) en la sangre, un marcador de un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Según los resultados, el riesgo de tener un PSA anormal fue tres veces mayor para los hombres con altos niveles de estrés. Del mismo modo, los hombres que habían sentido que tenían bajos niveles de apoyo de amigos y familiares tenían el doble de probabilidades de tener un PSA anormal. Los hallazgos plantean la posibilidad de que el estado psicológico de un hombre pueda tener un impacto directo en la enfermedad de la próstata.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos