Nuevo

Aspasia de Mileto (Impresión del artista)

Aspasia de Mileto (Impresión del artista)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Aspasia de Mileto (Impresión del artista) - Historia

Primera mujer de Atenas



Ella era la mujer más famosa de la antigua Atenas. Reunió para ella a los más grandes filósofos, intelectuales y artistas de la época dorada de Grecia, y fue la compañera de toda la vida del gran líder Pericles.

Nacida en la Grecia jónica (hoy, Turquía), Aspasia (la deseada) nació como ciudadana de Mileto, pero quedó huérfana o no fue deseada. Es posible que su padre la ofreciera al Templo de Afrodita, una forma honorable de deshacerse de las niñas no deseadas, donde ella habría servido a Afrodita con su cuerpo. En cualquier caso, probablemente se convirtió en una hetaira, una especie de cortesana o geisha.

Los hetairai eran mucho más que prostitutas. Las mujeres griegas normalmente no recibían mucha educación. Se consideró innecesario e indeseable, ya que permanecieron en el hogar. Un hombre no esperaba tener un compañero intelectual cuando se casara. La conversación era para otros hombres o para los hetairai. Estas mujeres fueron educadas en filosofía, historia, política, ciencia, arte y literatura, y a menudo tenían mucha más independencia que otras mujeres griegas.

No se sabe con certeza cómo llegó a estar en Atenas. Pero cuando conoció al líder Pericles, Aspasia comenzó una nueva vida como la primera mujer de la ciudad. Aunque Pericles no pudo casarse formalmente con ella debido a las leyes de ciudadanía, vivieron como marido y mujer en lo que claramente era una relación amorosa. Él burló abiertamente la convención de vivir con ella y tratarla como a un igual.

Esto era indecoroso para un hombre respetable, y para un hombre de la posición de Pericles, inaudito. A menudo fue criticado por su relación con Aspasia y por su obvia confianza en su ayuda y juicio. Las mujeres no formaban parte de la vida pública ateniense. Plutarco (Vida de Pericles) y Ateneo (el Deipnosophistae), quien más tarde escribió sobre Pericles, comentaron que estaba tan enamorado que la besó cuando se iba por la mañana y nuevamente cuando regresaba por la noche. Aparentemente, no era así como los hombres trataban a sus esposas o amantes. Claramente, ella fue una gran influencia para él y, a través de él, trabajó en asuntos públicos. Su influencia fue tan grande que Platón luego bromeó diciendo que ella había escrito el discurso más famoso de Pericles, La oración fúnebre.

Tuvieron un hijo juntos (también llamado Pericles), que debido a su relación ilegal, no podía ser ciudadano. Más tarde, después de que sus hijos legítimos murieran a causa de la plaga, Pericles hizo, sin éxito, una emotiva súplica a la Asamblea para que le concediera la ciudadanía a su hijo; no fue hasta después de su muerte que una ciudad agradecida le concedió su deseo.

El chisme en Atenas siempre fue cruel, y casi todos en la vida pública fueron ridiculizados en un momento u otro. Pericles y Aspasia eran objetivos populares. La llamaron, entre otras cosas, & quot; puta de ojos de perro & quot.

Muchos sintieron que Aspasia tenía demasiada influencia sobre Pericles. Algunos la acusaron de persuadir a Pericles de ir a la guerra con Samos para ayudar a su nativa Mileto. Algunos incluso culparon a su influencia de la guerra con Esparta (la Guerra del Peloponeso).

Las lenguas ocupadas de Atenas también la llamaron "socrática". Esto no fue un complemento. A los atenienses no les gustaba el hombrecillo de aspecto gracioso que a menudo se llama el padre de la filosofía ética y él también era un objeto favorito de burla. Admiraba a Aspasia, pensaba que era inteligente e ingeniosa y disfrutaba de su compañía. Aunque Sócrates no escribió sus enseñanzas, sus estudiantes (el más famoso fue Platón) escribieron diálogos socráticos que contenían sus enseñanzas. Aparece en uno llamado Aspasia (de Aeschines of Sphettus), donde defiende la idea radical de una mayor igualdad en el matrimonio:

--Si tu vecino tuviera oro más puro que el tuyo --le preguntó Aspasia a la esposa de Jenofonte--, ¿preferirías tener su oro o el tuyo? "Suya", fue la respuesta. -¿Y si tuviera joyas más ricas y ropa más fina? -Preferiría tener el suyo. -¿Y si tuviera un marido mejor que el tuyo? Ante el silencio vergonzoso de la mujer, Aspasia empezó a interrogar al marido, preguntándole las mismas cosas, pero sustituyendo caballos por oro y tierra por ropa y finalmente le preguntó si preferiría a la esposa de su vecino si fuera mejor que la suya. Ante su avergonzado silencio, leyendo sus pensamientos, ella dijo: "A cada uno de ustedes le gustaría tener el mejor esposo o esposa: y como ninguno de ustedes ha alcanzado la perfección, cada uno de ustedes siempre lamentará este ideal".

Ella pudo haber sido la modelo del personaje principal de la comedia Lysistrata. Lisístrata es la mujer franca que lleva a las mujeres de Atenas a una solución creativa para poner fin a la guerra del Peloponeso: simplemente negaron a los hombres sus camas hasta que hicieran las paces.

La Atenas del siglo V debe haber sido un lugar extraordinario para estar. Aquí la democracia alcanzó su forma completa. Inventaron la tragedia y el teatro occidental. Sócrates enseñó que había un plano superior de existencia. Otros filósofos estaban creando la ciencia occidental. La escultura y la arquitectura florecieron y aquí se crearon algunas de las obras de arte más preciosas y edificios inspiradores del mundo. Y Aspasia estuvo en medio de este florecimiento durante 20 años, alentándolo, guiándolo, ayudando a producirlo.

Aspasia, la primera mujer de Atenas, una mujer extraordinaria en un lugar asombroso en el momento justo.


Introducción

& ldquoA menos que crea que no hay mejores hombres o mujeres mejores en la Tierra, ciertamente anhelará lo que considera como el mejor. Es decir, quieres ser el marido de la mejor de las esposas, y que ella quiera casarse con el hombre más ejemplar & quot; dijo Aspasia de Mileto, una mujer muy vilipendiada durante su vida y de la que bromeó más tarde, a través de comedias dramáticas escritas por antiguos dramaturgos como una ramera que vendía placeres carnales a los nobles.

Aspasia no era una ramera ni una mujer sin virtudes. Ella era de ascendencia noble, muy educada y una gran pensadora. También fue una de las maestras de la gran Sócrates. Aspasia fue derogada por algunos pensadores y escritores antiguos debido a su inmenso conocimiento e ingenio, a través del cual podía eclipsar a cualquier retórico o filósofo en un debate.

Su cita anterior es parte de un encuentro con un famoso estudiante socrático, Jenofonte y su esposa. La pareja intentó humillar a Aspasia preguntándole si preferiría sus propios adornos o los mejores de un vecino más rico. Aspasia respondió que preferiría mejores. Pero le preguntó a Jenofonte y a su esposa si preferirían tener el uno al otro como cónyuges o preferirían mejores. La pareja no pudo responder. Aspasia luego les dijo a los dos, que el término & ldquobetter & rdquo Es relativo y por tanto, las percepciones difieren según los pensamientos de cada persona y rsquos.

Peculiar en las antiguas tradiciones griegas, raras veces se mantenían registros de mujeres notables en el campo del pensamiento. Al igual que en el caso de Aspasia, aunque su alumno contemporáneo y socrático Platón afirma en su "Memorabilia" que ella era la hija Axioco de Mileto, un noble.

Los historiadores de hoy en día, después de juntar obras de grandes pensadores y recopilar hechos de la antigua historia ateniense, concluyen que Aspasia nació en Mileto, ahora parte de Turquía, alrededor del 470 a. C. Según los informes, provenía de una familia rica o aristocrática de Mileto, aunque se desconocen los detalles sobre su linaje y sus padres.

Es ampliamente aceptado que la joven Aspasia emigró a Atenas con sus padres, ya que su padre podría haber sido uno de la élite gobernante del vasto imperio de la ciudad-estado. Sus obras indican que tuvo el privilegio de una educación exclusiva, típica de los ricos y famosos de esa época.

También es bien sabido que fue la esposa de Pericles, un gran orador y aristócrata ateniense. Algunos historiadores afirman que pudo haber sido la segunda esposa de Pericles. Aspasia y Pericles tuvieron un hijo, que también se llamó Pericles.

Sin embargo, los pensadores griegos antiguos desacreditan a Aspasia afirmando que era la amante de Pericles y una mujer que se entregaba al comercio de la carne al proporcionar & lsquoheteras & rsquo o compañeras de los ricos y famosos de la antigua Atenas.

Los pensadores de hoy en día descartan la afirmación de los escritores griegos antiguos que describen a Aspasia como una mujer sin virtudes, una amante o una encargada de burdeles. Afirman que la mayoría de los antiguos atenienses, incluidos algunos pensadores como Jenofonte, tenían envidia de Aspasia por su conocimiento, ingenio y contribuciones a la psicología y, por lo tanto, no escatimaron en ningún intento de burlarse de ella en sus libros y escritos.

La manzana de la discordia entre estos antiguos escritores griegos y Aspasia era que su esposo Pericles la llevaría a todos los debates filosóficos organizados por la realeza. Su entrada en un dominio exclusivamente masculino se consideró una especie de sacrilegio, aunque nadie se atrevió a cuestionar a Pericles, que ejercía un inmenso poder, por burlar la práctica ampliamente aceptada de mantener a las mujeres alejadas de tales debates. Por lo tanto, estos escritores descargaron su ira a través de sus escritos.

Los pensadores de hoy en día creen que la mayoría de las historias relacionadas con los vicios, la avaricia por las riquezas y la aceptación de dinero para los placeres sensuales es pura burla del carácter de Aspasia y rsquos, ya que ella fue fundamental al enseñar a Pericles su famoso arte de retórica y oración ardientes, y en segundo lugar, ya que ella no era una mujer. Ciudadano ateniense por nacimiento y no tenía los mismos derechos.

Platón cita a Sócrates en su & lsquoMemorabilia & rsquo declarando que su gran maestro está muy influenciado por la astucia de Aspasia & rsquos en & ldquomatchmaking, & rdquo y que ella nunca engañó ni al hombre ni a la mujer con quien ella emparejó. Por lo tanto, es evidente que Aspasia fue tratada con respeto por las familias atenienses por casar a sus hijas con novios adecuados, lo que no sería posible si fuera una mujer de fácil virtud.


Sócrates acredita explícitamente a Aspasia como una de las tres mujeres que lo instruyeron en el pensamiento humano. Aspasia, dijo, le enseñó retórica que lo ayudó a refinar el & ldquogadfly & rdquo o método socrático de responder a las preguntas con una pregunta más nueva para probar la profundidad del conocimiento que uno afirmaba sobre cualquier tema en particular. & ldquoUna vez igualada al hombre, la mujer se convierte en su superior, & rdquo Sócrates dijo sobre Aspasia.

Algunos pensadores especulan que Aspasia le enseñó retórica a Sócrates como venganza contra Pericles, que estaba en una guerra, ya que creía que su esposo estaba desperdiciando las habilidades que ella le había enseñado con esmero. También afirman que Aspasia y Sócrates podrían haber estado involucrados en una relación amorosa fallida, lo que llevó al gran y excéntrico pensador a decir: & ldquoDe los deseos más profundos a menudo surge el odio más mortal. & rdquo

Sócrates también le dio crédito a Aspasia como el epítome de una esposa ideal, diciendo que durante sus diálogos, ella teorizó sobre las relaciones matrimoniales ideales. Aspasia, según las citas socráticas, decía, las aristocráticas atenienses son prisioneras de sus hogares y por lo tanto, limitan sus capacidades convirtiéndose en nada más que amantes en el sentido más verdadero, ya que todo el trabajo doméstico lo realizan esclavos y sirvientes mientras que las esposas sirven solo de bebé. fabricantes.

Teniendo en cuenta que los elogios de Sócrates eran una rareza, los elogios que derramó sobre Aspasia son un claro indicador de que ella era una mujer excepcionalmente talentosa.


La antigua Atenas era famosa por sus leyes bastante ambiguas en las que cualquier persona podía entablar una demanda contra la otra, sin pruebas o motivos adecuados. Algunos atenienses que estaban resentidos contra Pericles pero desconfiaban de su poder e influencia, lanzaron un asalto indirecto contra el orador y estadista ardiente: acusaron a Aspasia de impiedad alegando, como milesia, que había mostrado una total falta de respeto por las deidades atenienses mientras se separaba de tradiciones que restringían los derechos de las mujeres extranjeras y los rsquos.

El caso atrajo gran atención dentro y fuera de Atenas, ya que Aspasia era una figura reconocida, aunque a menudo ridiculizada. Sin inmutarse, Aspasia decidió ser juzgada y quiso defenderse, un sistema común en la antigua Atenas. Pero Pericles, indignado por estos cargos, decidió defender Aspasia. Utilizando la retórica ardiente y la oratoria que había aprendido de Aspasia, defendió a su esposa hasta tal punto que Pericles y el jurado se conmovieron hasta las lágrimas. Una anécdota popular sobre este juicio es que Pericles usó una oración tan ardiente para defender Aspasia que no lo habría hecho incluso si toda su riqueza estuviera en juego. Aspasia fue absuelta, pero algunos atenienses conservadores continuaron degradándola indirectamente.


En 430 a. C., Pericles fue llamado nuevamente para conducir a los atenienses a la Guerra del Peloponeso que estaba llamando a las puertas de la ciudad-estado. Pero la guerra estaba resultando desastrosa para todas las partes involucradas: los atenienses, espartanos y persas: se enfrentaban a un enemigo mortal cuyo poder de destrucción no conocía límites. Este enemigo era la aterradora peste bubónica.

Poco después del estallido de la guerra, Pericles resultó herido y regresó a casa. Poco después, sus dos hijos de su primera esposa fallecieron debido a la epidemia. Pericles hizo una ferviente súplica a Atenas para que concediera la ciudadanía ateniense a su hijo de Aspasia, lo que le fue concedido, considerando las inmensas contribuciones de los aristócratas al país.

Hacia el 432 a. C., la peste bubónica asolaba toda Europa y se cobraba innumerables vidas a diario. Ese año, Pericles también sucumbió a la epidemia, dejando a Aspasia indefensa.

Algunos escritores antiguos afirman que Aspasia se volvió a casar o se convirtió en la amante de Lysicles, un plebeyo que se cree que era pastor o granjero y lo instruyó en política, oratoria y retórica. Bajo su tutela, Lisicles alcanzó grandes alturas y se convirtió en aristócrata. Esta historia está ampliamente desacreditada por la mayoría de los pensadores modernos que la ven como otro intento de desacreditar a Aspasia y la describen como una mujer oportunista y avariciosa que carecía de moral. Independientemente, los escritores antiguos no mencionan a Aspasia en ningún texto existente después de la muerte de Pericles y su supuesta alianza con Lisicles.

Se afirma que Aspasia murió alrededor del 410 a. C., pero esta fecha está abierta a debate ya que no existen registros verificables para probar o descartar esta teoría.

Un debate sobre quién inventó el famoso Método socrático, una forma de interrogatorio cruzado para juzgar la profundidad del conocimiento de una persona sobre cualquier tema, se desata en algunos sectores de los psicólogos y pensadores modernos.

Sócrates preguntaba a la gente sobre su conocimiento alegando que su sabiduría surgía del hecho de que era consciente de su ignorancia. Sin embargo, el método socrático, utilizado hasta la fecha en la educación y las investigaciones penales, fue muy refinado hace unos 2.500 años. Se cree que Aspasia ayudó a Sócrates a refinar su oratoria y retórica que harían más efectiva su famosa técnica.

El hecho de que Sócrates se defendiera en su famoso juicio y avergonzara a sus acusadores también demuestra que su oratoria fue refinada y, por lo tanto, podría haber sido enseñada por Aspasia, cuyas habilidades fueron lo suficientemente agudas como para atraer la ira y el aprecio.

Aunque ningún historiador antiguo reconoce este hecho, el sucesor de Sócrates, Platón, permitió que las mujeres se unieran a su renombrada Academia en Atenas, la primera escuela de su tipo en permitir estudiantes femeninas, posiblemente después de haber sido influenciado debido al aprecio que su maestra derramó en Aspasia.


Aspasia de Mileto - reina del salón ateniense

Injustamente difamada durante su vida, Aspasia de Mileto, esposa de Pericles y amiga de los filósofos, era una mujer notable por derecho propio.

Un grabado de 1858 de Aspasia de Mileto por Francis Holl. Crédito: Getty Images.

Aspasia es quizás la mujer más conocida y más injustamente representada en la antigüedad griega clásica. Vivió en Atenas durante la llamada Edad de Oro del siglo V a.C., cuando esa ciudad bajo el liderazgo del ambicioso general Pericles se convirtió en el centro vibrante de un imperio marítimo que se extendía por el Egeo, dominando cientos de poleis (ciudad -estados). Aspasia se convertiría en la querida compañera y consejera de Pericles durante más de una década, pero no era ateniense de nacimiento: había nacido en Mileto, una ciudad-estado en Jonia (en la costa occidental de la Turquía moderna), que durante un tiempo siglo había sido el centro intelectual del antiguo mundo de habla griega. No se sabe nada seguro acerca de la vida temprana de Aspasia en Mileto, y gran parte de su biografía debe reunirse a partir de diversas fuentes y conjeturas, pero su trayectoria posterior sugiere que no era ajena a las corrientes intelectuales de su ciudad natal.

Mileto fue fundada por atenienses y otros colonos griegos alrededor del año 1000 a. C. y se convirtió en un floreciente centro cultural y comercial. Los pensadores milesios del siglo VI a. C., como Tales y Anaximandro, fueron acreditados (por Aristóteles, entre otros), como los primeros filósofos. Estos hombres aplicaron sus mentes a la especulación sobre asuntos ajenos a la vida diaria: a preguntas sobre los orígenes del cosmos, la naturaleza del tiempo y los elementos primordiales del mundo natural. En el transcurso del siglo VI a. C., Mileto sucumbió a la dominación imperial persa y, finalmente (después de una revuelta fallida) fue destruida por completo en 493 a. C., y sus habitantes supervivientes se vieron obligados a huir al exilio. Catorce años después, en el 479 a. C., los invasores persas fueron expulsados ​​de Grecia y la vida comenzó a regresar a la ciudad restaurada.

Entre los repatriados estaba el padre de Aspasia, Axiochus, cuyo linaje se remonta al de una familia aristocrática ateniense llamada Alcmeonids (de la que Pericles era miembro). Aproximadamente una década después, en el 470 a. C., nació Aspasia: el significado de su nombre en griego - "bienvenida" - puede indicar que su nacimiento fue una alegría inesperada. Al crecer, evidentemente adquirió el tipo de educación literaria y filosófica (que se le niega a la mayoría de las mujeres griegas) que le permitió convertirse en una hablante fluida, pensadora elocuente y maestra admirada. Los atenienses asociaron las búsquedas intelectuales y la capacidad retórica, que consideraban sospechosas, con los no atenienses a quienes clasificaron como xenoi ('extranjeros'), a cuyas luminarias, hombres como Protágoras y Gorgias, dieron el título de 'sofistas'. Tales atributos en una mujer, sin embargo, eran casi impensables. Los atenienses las habrían mirado con disgusto, que tendían a pensar en las esposas "honestas" como amas de casa y madres sin ningún llamado ni derecho a aspiraciones intelectuales.

Cuando tenía unos 20 años, Aspasia emigró a Atenas en compañía de su hermana, que estaba casada con un aristócrata ateniense (también un Alcmaeonid) y político llamado Alcibíades. Diez años antes, en el 460 a. C., Alcibíades había sido objeto del procedimiento conocido como ostracismo, mediante el cual una votación con quórum de ciudadanos atenienses condujo a la expulsión de Atenas, por un período de diez años, de una figura impopular o políticamente asediada. Se había ido a Mileto con su esposa y su familia y regresaron trayendo consigo a la hermana de su esposa, la hermosa e inteligente Aspasia, probablemente con el fin de encontrarle una pareja de clase alta. Sin embargo, a los 20 años, Aspasia habría sido considerada más allá de su mejor momento para hacer un matrimonio honorable, ya que las niñas atenienses solían estar comprometidas en la adolescencia.

Como mujer y como extranjera, las habilidades intelectuales de Aspasia estaban destinadas a sorprender a los hombres y mujeres atenienses. Por lo general, asociaron tales cualidades con una clase de mujeres de menor reputación, las cortesanas (hetairai). Estas últimas vivieron una vida mucho más liberada que las mujeres atenienses confinadas en casa, lo que naturalmente tendió a convertirlas en compañeras más interesantes y buscadas para los hombres casados ​​educados que sus propias esposas. Pero Aspasia no tuvo reparos en hacer alarde de su elocuencia inusual y, no menos importante, de su inteligencia emocional. Estableció en su casa (o la de Alcibíades) una práctica terapéutica destinada a asesorar a hombres y mujeres atenienses de élite sobre las relaciones humanas, en particular sobre el amor y el matrimonio. En esto podía citar el ejemplo de un sofista ateniense, Antiphon, que había establecido una "cura parlante" en la ciudad de Corinto con el objetivo de asesorar y consolar a los afligidos.

Según el antiguo biógrafo Plutarco, entre los que visitaron el salón de Aspasia se encontraba el joven Sócrates, que era muy contemporáneo en edad de Aspasia. En esta etapa de su vida, Sócrates aún no había desarrollado una personalidad filosófica en toda regla. Hijo de un rico cantero, se estaba entrenando para ser un soldado hoplita (de brazos pesados) y asistía a las conferencias de los sofistas que promovían sus especulaciones sobre el tiempo, el universo y la física. Sin embargo, Sócrates compartía con Aspasia una fascinación por los misterios de las relaciones y la conducta humanas, que ofrecían un camino más factible para el examen filosófico que la física abstrusa, y uno que debía seguir por completo en su filosofía posterior.

Clearchus (alumno de Aristóteles) afirma que Aspasia y Sócrates "tenían una relación" antes de que Aspasia se convirtiera en compañera de Pericles. Como ambos recortaron figuras inusuales en Atenas, Aspasia con su origen extranjero y un intelecto poco común, y Sócrates con su condición mental que lo hizo escuchar voces, así como su rechazo a los caminos de éxito político o financiero que estaban abiertos a él para seguir. pueden haber sido unidos por un sentido mutuo de ser diferentes a los que los rodean. Platón, alumno de Sócrates, tenía claramente en mente a Aspasia cuando construyó la figura de "Diotima" (por lo demás desconocida y no certificada, pero el nombre significa "honrado por Zeus" y "Zeus" era el apodo común de Pericles) en su Simposio de diálogo. Diotima es descrita como una mujer "inteligente" con la elocuencia de un "sofista consumado", a quien Sócrates visitó en varias ocasiones para que ella pudiera instruirlo sobre el tema del amor (Eros).

La famosa afirmación de Sócrates era que "todo lo que sabía era que no sabía nada", pero en el caso del amor, dice, sabía la verdad, porque la aprendió de Diotima. La doctrina del amor que Diotima expone en el Simposio propone que el amor comienza con la atracción física hacia otro cuerpo y luego pasa a la atracción hacia muchos cuerpos, pero luego se mueve hacia arriba (como en una escalera) hacia formas de amor éticamente más elevadas ( de ahí el término amor 'platónico'). Un diálogo perdido con el título Aspasia de un alumno de Sócrates (Esquines), citado por el orador romano Cicerón, conserva un escenario que tuvo lugar en uno de los salones de Aspasia: en él, Aspasia también aboga por una similar ética, más que física, centrarse en las relaciones entre hombre y mujer, como base para un matrimonio exitoso.

Una de las formas superiores de amor comentadas en el Banquete de Platón es el amor patriótico. Aspasia pudo haber sentido que estaba haciendo un servicio de amor a su ciudad adoptiva de Atenas cuando en 445 a. C., alrededor de cinco años después de su llegada allí, entabló una relación con Pericles y se mudó a su casa como su esposa. Pericles había estado divorciado durante muchos años de su primera esposa, y Aspasia se enamoró de ella, que a los 25 tenía apenas la mitad de su edad, el inusual afecto público que le brindaba (`` la abrazó todas las mañanas y todas las noches al salir y regresar a su casa ''). ') fue señalado por observadores contemporáneos. Pero Pericles se encontró en un dilema, porque solo seis años antes, en el 451 a.C., había propuesto y promulgado una ley en la Asamblea ateniense con el objetivo de desalentar los matrimonios entre hombres atenienses y esposas no atenienses: decretó que los hijos de tal unión no recibiría la ciudadanía ateniense. Hizo un llamamiento a los atenienses, con éxito, para revertir la ley en el caso de su propio hijo del Milesian Aspasia, Pericles Junior.

Sin embargo, Pericles también había adquirido enemigos y detractores durante el período de su predominio de aproximadamente 30 años en la política ateniense. La entrada de Aspasia en escena enfureció a sus enemigos. Los dramaturgos cómicos de la época, cuyas obras reflejaban la burla política desde el punto de vista de los atenienses conservadores que despreciaban a políticos populistas como Pericles, lanzaron insultos y vituperaciones a la pareja. En los pasajes cómicos que se conservan, Aspasia es llamada 'puta', 'señora de burdel' y 'madre de un bastardo', y es vilipendiada por su supuesta influencia maligna sobre Pericles (quien propuso con éxito una ley de censura en 439 a. C., aunque fue derogada Poco después). En particular, fue acusada de instigar a Pericles a realizar una expedición por tierra y mar contra la isla de Samos (rival comercial de su ciudad natal, Mileto), lo que llevó a una amarga campaña de diez meses en 440-39 a. C. que terminó con la la maldita subyugación de la isla. Nueve años después, en 431 a. C., los atenienses volvieron a ir a la guerra, esta vez con Esparta, como resultado de una serie de disputas por poderes, incluida una con la ciudad vecina de Megara. El mayor dramaturgo cómico del momento, Aristófanes, satirizó a Pericles en su comedia Acharnians por haber comenzado la guerra (la 'Guerra del Peloponeso') para apaciguar a su 'señora de burdel' Aspasia, supuestamente porque algunos megarianos se habían 'escapado con dos prostitutas' de su burdel.

Por absurdos y declaradamente cómicos que sean estos escenarios, se han tomado al pie de la letra durante siglos. Sin embargo, dos sobrios biógrafos contemporáneos de Sócrates, Platón y Jenofonte, retratan a Aspasia sólo como una respetada maestra de elocuencia y experta en asuntos de relaciones humanas. Ninguno dice nada de que ella sea una "prostituta", y ni una sola fuente antigua la llama hetaira. Ese término le ha sido asignado por escritores posteriores que se sentían incómodos con las denominaciones más peyorativas que le aplicaban los comediantes, pero que no estaban preparados para reconocer la verdad de su interpretación respetable de Platón y Jenofonte. El diálogo de Platón, Menexenus, afirma que Aspasia jugó un papel decisivo en la composición del famoso "Discurso fúnebre" conservado por las palabras puestas en boca de Pericles por el historiador Tucídides. Si es así, ciertamente era una mujer de extraordinaria elocuencia e influencia, pero no en la forma en que la representan las comedias.

Después de más de 15 años juntos, Aspasia perdió a Pericles en el 429 a. C. cuando sucumbió a la plaga de Atenas. Al año siguiente, se volvió a casar con un hombre llamado Lysicles, que era un general, tal vez conocido por el difunto Pericles como un oficial. Lysicles también es ridiculizado por los comediantes como un "comerciante de ovejas", sin duda para sugerir sus bajas asociaciones mercantiles y el carácter codicioso de Aspasia (el comercio de ovejas puede haber sido simplemente una fuente visible de su riqueza). Lisicles murió al año siguiente en servicio activo en Frigia, dejando a Aspasia viuda por segunda vez.

A partir de entonces no escuchamos nada más de Aspasia. Podría haberse vuelto a casar y podría haber vivido para ver la ejecución de Sócrates en el 399 a. C. Pero su figura se cierne sobre un triste episodio histórico, la ejecución de su hijo Pericles en el 406 a. C., después de su mando conjunto de la flota ateniense en la batalla naval de Arginusae. Aunque fue una victoria ateniense, una tormenta impidió que los generales se dispusieran a recoger los cadáveres, y los atenienses, furiosamente afligidos, votaron a favor de ejecutar en masa a los diez comandantes. Fue un procedimiento dudoso, y el presidente del Consejo se esforzó, pero sin éxito, para persuadirlos de que era ilegal no juzgar a los comandantes individualmente. Ese presidente fue Sócrates, que ocupó el único cargo cívico que desempeñó en toda su vida. Tal vez lo habían persuadido de presentarse a un cargo tan tarde en la vida solo porque Aspasia, la mujer a la que había amado una vez (`` con pasión '', según el poeta Hermesianax del siglo III a.C.), se acercó a él y le rogó que haga lo que pueda para salvar la vida de su hijo.


Aspasia de Mileto (Impresión del artista) - Historia


Destacado en Macworld uno de los mejor
sitios de historia en la web

Hogar

Librería

Exhibiciones

¿Sabías?

Creador de historias

Archivos de fuentes primarias

Buscar

Sobre

Más información

Creadores de Historia
Podemos despreciarlos o admirarlos, pero estas fascinantes personas fundamentales son parte del historia en historia.

Más información

incluye & quotLife of Pericles & quot de Plutarch

Aspasia de Atenas
por Jennifer Brainard

La mujer más famosa de la antigua Atenas fue Aspasia, la compañera del gran líder de la Atenas democrática, Pericles. Debido a que era una cortesana, a Pericles no se le permitió casarse con ella, pero en todos los sentidos ella era su compañera y una ateniense importante por derecho propio.

Aspasia era probablemente una hetaira. No hay una palabra en inglés para traducir con precisión hetairai, pero eran más que cortesanas. De hecho, eran parejas sexuales, pero también eran compañeras, mejor educadas que otras mujeres griegas. Fueron educados en filosofía, historia, política, ciencia, arte y literatura, para que pudieran conversar inteligentemente con hombres sofisticados. Aspasia fue considerada por muchos como la más bella e inteligente de la ciudad. hetairai.

Nacido en la Grecia jónica (hoy, Turquía), Aspasia (deseado uno) nació como ciudadano de Mileto, pero quedó huérfano o no fue deseado. Es posible que su padre la ofreciera al Templo de Afrodita, una forma honorable de deshacerse de las niñas no deseadas, donde servirían a Afrodita con sus cuerpos. O puede haber llegado a Atenas como huérfana cuando Alcibíades regresó del exilio. En cualquier caso, se convirtió en cortesana.

Aspasia entretuvo a los hombres más poderosos de Atenas en su simposios (fiestas de cena). Aunque los hombres asistían abiertamente a tales fiestas, las esposas no lo hacían. Las mujeres en estas fiestas eran hetairai. La casa de Aspasia se convirtió en un lugar de moda para la élite de Atenas.

Pericles conoció a Aspasia e inmediatamente se mudó con ella. Es posible que se haya divorciado de su esposa para que esto sea posible, pero en cualquier caso, vivieron juntos como marido y mujer hasta que Pericles murió de la plaga. Las leyes de la ciudad impedían el matrimonio.

Vivía con ella como su marido y la trataba como a un igual. Esto era indecoroso para un hombre respetable, y para un hombre de la categoría de Pericles, inaudito. A menudo fue criticado por su relación con Aspasia y por su obvia confianza en su ayuda y juicio. Las mujeres no formaban parte de la vida pública ateniense, y había un lugar para hetairai, pero fue en el dormitorio y el comedor, no en política.

Según todos los informes, Pericles amaba a Aspasia con una pasión que lo llevó a burlar abiertamente tales convenciones. PlutarcoVida de Pericles) y Ateneo (El Deipnosophistae), quien luego escribió sobre Pericles, comentó que estaba tan enamorado que la besó cuando se iba por la mañana y nuevamente cuando regresaba por la noche. Aparentemente, esta fue una práctica muy inusual.

Tuvieron un hijo juntos llamado Pericles, quien debido a su relación ilegal, no podía ser ciudadano (más tarde, después de que sus hijos legítimos murieran en la plaga, Pericles hizo, sin éxito, una emotiva súplica a la Asamblea para que le concediera la ciudadanía a su hijo - no fue hasta después de su muerte que se le concedió su deseo).

Los chismes en Atenas eran siempre viciosos, y Pericles y Aspasia eran temas populares. Ellos y su hijo ilegítimo fueron ridiculizados. La llamaron, entre otras cosas, una "puta de ojos de perro". Muchos sintieron que Aspasia tenía demasiada influencia sobre Pericles. Algunos la acusaron de persuadir a Pericles de ir a la guerra con Samos para ayudar a su nativa Mileto. Some even blamed her for the war with Sparta (the Peloponnesian War).

The busy tongues of Athens also called h er a "Socratic." This was not a complement. The Athenians did not like the funny looking little man who is often called the father of ethical philosophy. Socrates and Aspasia conversed often and probably influenced each other. Though Socrates did not write down his teachings, his students (the most famous was Plato) wrote Socratic dialogues which contained his teachings. She appears in one called Aspasia (by Aeschines of Sphettus), where she argues for more equality in marriage:

"If your neighbor had gold that was purer than yours," Aspasia asked Xenophon's wife, "would you rather have her gold or yours? "Hers," was the reply. "And if she had richer jewels and finer clothes?" "I would rather have hers." "And if she had a better husband than yours?" At the woman's embarrassed silence, Aspasia began to question the husband, asking him the same things, but substituting horses for gold and land for clothes and asking him finally if he would prefer his neighbor's wife if she were better than her own. At his embarrassed silence, reading their thoughts, she said, "Each of you would like the best husband or wife: and since neither of you has achieved perfection, each of you will always regret this ideal."

The comic poets were especially harsh. Aristophanes wrote that the war started over a dispute about prostitutes in The Acharnians the war:

when some drunken youths went for the whore, Simaetha, and stole her away,
then the Megarians, garlicked with the pain,
stole in return two whores of Aspasia.
Then the start of the war burst out
for all Hellenes because of three strumpets.
Then Pericles, the Olympian, in his wrath
thundered, lightened, threw Hellas into confusion..

She may also have been the model for the main character in the comedy Lysistrata. Lysistrata is the outspoken woman who leads the women of Athens to a creative solution to end the war - they simply denied the men their beds until they made peace.

" All the long time the war has lasted, we have endured in modest silence all you men did you never allowed us to open our lips. We were far from satisfied, for we knew how things were going often in our homes we would hear you discussing, upside down and inside out, some important turn of affairs. Then with sad hearts, but smiling lips, we would ask you: Well, in today's Assembly did they vote peace?-But, "Mind your own business!" the husband would growl, "Hold your tongue, please!" And we would say no more. …But presently I would come to know you had arrived at some fresh decision more fatally foolish than ever. "Ah! my dear man," I would say, "what madness next!" But he would only look at me askance and say: 'Just weave your web, please else your cheeks will smart for hours. War is men's business!' & quot

Her influence was so great that Plato later joked that she had written Pericles' most famous speech, The Funeral Oration. Both Aspasia and Percales. were intellectually curious and on the cutting edge of philosophy, art, architecture and politics. They entertained intellectuals at their home. With her help and support Percales. built magnificent public spaces such as the Parthenon. They lived together for nearly twenty years and ushered in the "golden age of Greece," that flowering of culture which continues to inspire us.

copyright 1998-2008 HistoryWiz

Your purchase of libros or other items through links on this site helps keep this free educational site on the web.


Aspasia of Miletus – Greek Philosopher

Aspasia was a female Greek philosopher of the 5th century BC . Little is known about her life, but she appears in the writings of Plato , Aristophanes , of Miletus Xenophon and other greek philosophers . It is said that Aspasia ‘s teaching should have influenced Socrates , the most important of all Greek philosophers .

A Well Known Person in the Streets of Athens

Aspasia was born in the Greek city of Miletus (in today’s province Aydın, Turkey) and it is assumed that her family was quite wealthy due to the excellent education the young woman received. It is not certain, how or why Aspasia came to Athens , but many historical scientists assume that she might have ran a brothel . Still, she differed from most Athenian women due to her incredible intelligence and her independence. Since Aspasia was a foreigner, she was free of the legal restraints that traditionally confined married women to their homes and allowed to participate in the city’s public life. Aspasia became a well known person in the streets of Athens, especially for her ability to make conversations and according to Plutarch , Aspasia’s and Pericles ‘ house became a center for intellectuals in Athens. It is assumed that even Socrates spent much time discussing in their home.

Aspasia in conversation with Greek philosophers, Michel Corneille the Younger (1642-1708), Versailles

The Troubles for Aspasia Never Seemed to End

However, not everyone pleased her relationship with Pericles and her political influence in Athens. It is widely believed that Aspasia became mostly unpopular in the years after the Samian War , because she was claimed to have been responsible for the heavy casualities before the defeat of Samos . Later on, Aspasia was accused of corrupting the women of Athens in order to satisfy Pericles’ perversions. According to Plutarch, she was put on trial for impiety and was acquitted. However, the truth of these stories is not completely proven on this day. But the troubles for Aspasia never seemed to end. Famous comedy writer Aristophanes is supposed to have blamed her for the Peloponnesian War and she was labeled the ‘New Omphale’, ‘Deianira’, ‘Hera’ and ‘Helen’.

The Death of Pericles

In 429 BC, Pericles passed away, suffering from the Plague of Athens and Aspasia lived in Athens with Lysikles, a follower of Pericles who worked as a sheep trader, until her death. Lysicles was killed on expedition to levy subsidies from allies in action in 428 BC. With Lysicles’ death the contemporaneous record ends. It is unknown, if she was alive when her son, Pericles, was elected general or when he was executed after the Battle of Arginusae . The time of her death that most historians give (c. 401 BC-400 BC) is based on the assessment that Aspasia died before the execution of Socrates in 399 BC, a chronology which is implied in the structure of Aeschines’ Aspasia. None of her own works have been preserved, even though an alleged speech by Aspasia is reproduced in Plato’s Dialogue Menexenos, in which Socrates refers to Aspasia as his teacher of rhetoric . On the other hand, Aspasia is depicted and belittled as a hetaera by ancient comedy writers, especially by Aristophanes .

Painting by Hector Leroux (1682–1740), which portrays Pericles and Aspasia admiring the gigantic statue of Athena in Phidias’ studio

A Woman who managed as she pleased the Foremost Men of the State

Aspasia’s name is closely connected with Pericles’ glory and fame. Plutarch accepts her as a significant figure both politically and intellectually and expresses his admiration for a woman who “managed as she pleased the foremost men of the state, and afforded the philosophers occasion to discuss her in exalted terms and at great length.” Aspasia’s name is closely connected with Pericles’ glory and fame. Plutarch accepts her as a significant figure both politically and intellectually and expresses his admiration for a woman who “managed as she pleased the foremost men of the state, and afforded the philosophers occasion to discuss her in exalted terms and at great length.”

At yovisto academic video search, you may be interested in a video lecture [in German] on Aspasia and Diotima as part of a lecture series featuring women in philosophy.


Get everything you need

Revisar

"Henry's Prisionero is the first detailed study of Aspasia, both as she may have been and as she has been portrayed. this book marks a start - and I think a good start - in opening new avenues of research, to recover traditions both ancient and modern about the woman with whom Pericles lived."--Bryn
Mawr Classical Review

"The contribution of this study of a famous woman is thus not to add to our knowledge about her as a historical personage, but to demonstrate how interest in a colorful female 'historical' figure can lead students to an appreciation of the fragility of ancient-and-modern-historical
evidence."--Ancient Philosophy

"A richly entertaining book for those interested in how traditions develop."--Religious Studies Review


Aspasia

She was the most famous woman in Ancient Athens. She gathered to her the greatest philosophers, intellectuals, and artists of Greece ‘s golden age, and she was the life-long companion of the great leader, Pericles.

Born in Ionian Greece (today, Turkey ), Aspasia (desired one) was born a citizen of Miletus , but was either orphaned or unwanted. It is possible that her father offered her to the Temple of Aphrodite , an honorable way to get rid of unwanted female children, where she would have served Aphrodite with her body. In any event she probably became a hetaira, a kind of courtesan or geisha.

Hetairai were much more than prostitutes. Greek women did not normally receive much of an education. It was considered unnecessary and undesirable, since they remained in the home. A man did not expect to get an intellectual companion when he married. Conversation was for other men or the hetairai. These women were educated in philosophy, history, politics, science, art and literature, and often had a great deal more independence than other Greek women.

It is not known for sure how she came to be in Athens . But when she met the leader Pericles, Aspasia began a new life as the first woman of the city. Though Pericles could not formally marry her because of the citizenship laws, they lived as husband wife in what was clearly a loving relationship. He openly flouted convention to live with her and treat her as an equal.

This was unseemly for a respectable man, and for a man of Pericles’ standing, unheard of. He was often criticized for his relationship with Aspasia, and for his obvious reliance on her help and judgment. Women were not part of Athenian public life. Plutarch (Life of Pericles) and Athenaeus (the Deipnosophistae), who later wrote about Pericles, commented that he was so smitten that he kissed her when he left in the morning and again when he returned at night. Apparently this was not how men treated their wives or mistresses. She clearly was a great influence on him and through him worked on public affairs. Her influence was so great that Plato later joked that she had written Pericles’ most famous speech, The Funeral Oration.

They had a son together (also called Pericles), who because of their illegal relationship, could not be a citizen. Later, after his legitimate sons had died in the plague, Pericles unsuccessfully made an emotional plea to the Assembly to grant citizenship status to his son – it was not until after his death that a grateful city granted his wish.

Gossip in Athens was always vicious, and almost everyone in public life was held up to ridicule at one time or another. Pericles and Aspasia were popular targets. She was called, among other things, a “dog-eyed whore.”

Many felt that Aspasia had too much influence on Pericles. Some accused her of persuading Pericles to go to war with Samos in order to help her native Miletus . Some even blamed her influence for the war with Sparta (the Peloponnesian War).

The busy tongues of Athens also called her a “Socratic.” This was not a complement. The Athenians did not like the funny looking little man who is often called the father of ethical philosophy and he too was a favorite object of ridicule. He admired Aspasia, thought her to be intelligent and witty and enjoyed her company. Though Socrates did not write down his teachings, his students (the most famous was Plato) wrote Socratic dialogues that contained his teachings. She appears in one called Aspasia (by Aeschines of Sphettus), where she argues for the radical idea of greater equality in marriage:

“If your neighbor had gold that was purer than yours,” Aspasia asked Xenophon’s wife, “would you rather have her gold or yours? “Hers,” was the reply. “And if she had richer jewels and finer clothes?” “I would rather have hers.” “And if she had a better husband than yours?” At the woman’s embarrassed silence, Aspasia began to question the husband, asking him the same things, but substituting horses for gold and land for clothes and asking him finally if he would prefer his neighbor’s wife if she were better than her own. At his embarrassed silence, reading their thoughts, she said, “Each of you would like the best husband or wife: and since neither of you has achieved perfection, each of you will always regret this ideal.”

She may have been the model for the main character in the comedy Lysistrata. Lysistrata is the outspoken woman who leads the women of Athens to a creative solution to end the Peloponnesian War – they simply denied the men their beds until they made peace.

5th century Athens must have been a remarkable place to be. Here democracy reached its full form. They invented the tragedy and western theater. Socrates taught that there was a higher plane of existence. Other philosophers were creating western science. Sculpture and architecture blossomed and some of the world’s most precious art and inspiring buildings were created here. And Aspasia was in the midst of this flowering for 20 years, encouraging it, guiding it, helping to bring it forth.

Aspasia – the first woman of Athens – a remarkable woman in an amazing place at just the right time.


Coventry, Lucinda. "Philosophy and Rhetoric in the Menexenus," in Journal of Hellenic Studies. Vol. 109, 1989, pp. 1–15.

Halperin, David M. "Why is Diotima a Woman," in One Hundred Years of Homosexuality. London: Rout-ledge, 1990, pp. 113–151.

Henry, Madeleine M. Prisoner of History: Aspasia of Miletus and Her Biographical Tradition. Oxford: Oxford University Press, 1995.

Martini, Wolfram. "Aspasia as Heroine and Lover: Images of Women in the High Classical Period," in Apolo. Vol. 140, July 1994, pp. 12–17.


Bringing Philosophy to Athens: Aspasia of Miletus

as the woman with whom Pericles lived after divorcing his wife. In fact, in those days, what we call “philosophy” was known in

as "the Milesian way” and it was Aspasia who brought it. What we call the “Socratic method” should be the “Aspasian method” because young Socrates learned it at symposia held at her home.

. Athens ’ role in the defeat of

brought honors, of course but also, the dialects were similar. They are commonly considered together: Attic-Ionian, different from Doric (at Sparta ), Aeolic (at

), and Arcadian-Cypriot.

Among the twelve Ionian cities were Miletus ,

was the home of Thales, who is credited with the first formal proof in geometry and who is called the father of philosophy. Samos was the home of Pythagoras, who had fled to Croton in southern

long before the revolt. Anaxagoras who taught astronomy to Pericles came from Clazomenae.

was not friendly to philosophy. Pericles spoke unsuccessfully in defense of Anaxagoras. Pericles apparently did better on behalf of Aspasia. Ancient sources and modern interpretations all vary on the trial, but agree on the influence that Aspasia carried in

“Apasia (1) the Elder of Miletus, daughter of Axiochus, the most celebrated of the Greek Hetaerae. She came to

Atenas

where she gained the affection of Pericles, not more by her beauty than by her high mental accomplishments. Having parted with his wife, Pericles lived with Aspasia during the rest of his life. His enemies accused Aspasia of impiety and it required all of his personal influence to win her acquittal. The house of Aspasia was the center of the best literary and philosophical society of

Atenas

, and was frequented even by Socrates. On the death of Pericles (c. 429 BC), Aspasia is said to have attached herself to one Lysicles, a dealer in cattle, and to have made him by her instruction, a first rate orator.”

about 470 BC. She was the younger sister of the woman married by Alcibiades the Elder (grandfather of the troublesome Alcibiades), whose ostracism from

expired in 450. The family arrived to find the laws changed unfavorably against metics (foreign Greeks) and their descendents. Aspasia caught the eye of Pericles and the rest is history.

was nothing without her metics. Among the foreign Greeks who came to the city, Anaxagoras and Aspasia were typical of the Ionians who made Athens “the

.” It is no accident that both were associated with Pericles and that both were tried for impiety by his enemies and that neither was a citizen of

. The question then becomes: Why would intelligent people flock to

to be treated as second-class beings, barely better than barbarians? When we examine the status of metics, we must consider the collateral status of women. If Aspasia stands out as a special woman, then even a century later Aristotle stands out as a special foreigner. No easy wrapper explains all of the facts, though the facts remain.

: Roberts Brothers 1894. (London: E. Moxon 1846). Historical fiction.

by Robert Hamerling (1830 - 1889).

: W. S. Gottsberger Peck 1893.Fiction. (Translated from original German.)

: The Century Company, 1901. ("history and condition of women.")

: Dutton (1918). Historical insight.

: Boni and Liveright, (1927) Historical fiction.

: Doubleday. 1974. Historical fiction.

: how one woman disappeared from the history of rhetoric (discrimination against women in the field of rhetoric.)” by A. Cheree Carlson. Women's Studies in Communication, Spring 1994.

. It is now the work of the

for Science ( Berlin-Brandenburgische Akademie der Wissenschaften German only homepage here ).


Ver el vídeo: The Living Muse - Aspasia of Miletus (Febrero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos