Interesante

Comité de Información Pública, Agencia de Propaganda de la Primera Guerra Mundial de Estados Unidos

Comité de Información Pública, Agencia de Propaganda de la Primera Guerra Mundial de Estados Unidos

El Comité de Información Pública fue una agencia gubernamental creada durante la Primera Guerra Mundial para distribuir información destinada a influir en la opinión pública para inspirar el apoyo a la entrada de Estados Unidos en la guerra. La organización era esencialmente un brazo de propaganda del gobierno federal, y se presentó al público y al Congreso como una alternativa razonable a la censura gubernamental de las noticias de guerra.

La administración de Woodrow Wilson creía que era necesaria una oficina gubernamental dedicada a proporcionar publicidad favorable para la causa de la guerra. Los estadounidenses nunca habían enviado un ejército a Europa. Y unirse a la guerra del lado de Gran Bretaña y Francia era un concepto que debía venderse al público de la misma manera que se podría vender un producto de consumo común.

Conclusiones clave: Comité de Información Pública

  • La agencia de propaganda gubernamental fue creada para convencer al público estadounidense de la necesidad de que Estados Unidos ingrese a la Primera Guerra Mundial.
  • El público y el Congreso creían que el IPC garantizaría la no censura de la prensa y que se proporcionaría información confiable.
  • La agencia proporcionó decenas de miles de oradores públicos, organizó eventos para vender bonos y promover la guerra, creó carteles y publicó folletos.
  • Después de la guerra hubo una reacción violenta contra la agencia, y se le atribuyó el exceso de fervor de guerra.

En sus pocos años de funcionamiento, el Comité de Información Pública (IPC) suministró material a periódicos y revistas, encargó campañas publicitarias y produjo carteles de propaganda. Incluso organizó la aparición de miles de oradores públicos en todo el país, lo que justificó la lucha de los estadounidenses en Europa.

Superando el escepticismo

Una razón para crear el IPC, como se supo, se originó en las controversias que surgieron en 1916, cuando el gobierno de los EE. UU. Se preocupaba cada vez más por los presuntos espías y saboteadores. El fiscal general de Woodrow Wilson, Thomas Gregory, propuso controlar el flujo de información censurando a la prensa. El Congreso se resistió a esa idea, al igual que los editores de periódicos y los miembros del público.

A principios de 1917, con el tema de la censura de la prensa aún en discusión, un escritor de una revista con una reputación de traficante de basura, George Creel, escribió al presidente Wilson. Creel propuso formar un comité que proporcionaría información a la prensa. Al hacer que la prensa acepte voluntariamente recibir información, evitará la censura.

Formando el Comité

La idea de Creel encontró el favor de Wilson y sus principales asesores, y por orden ejecutiva Wilson creó el comité. Además de Creel, el comité incluía al Secretario de Estado, el Secretario de Guerra y el Secretario de la Armada (lo que hoy sería el Departamento de Defensa todavía estaba dividido entre los departamentos del Ejército y la Armada).

La formación del comité se anunció en abril de 1917. En una historia de primera plana el 15 de abril de 1917, el New York Times informó que los tres secretarios del gabinete en el comité habían enviado una carta al presidente Wilson, que se hizo pública. En la carta, los tres funcionarios dijeron que "las grandes necesidades actuales de Estados Unidos son la confianza, el entusiasmo y el servicio".

La carta también decía: "Si bien hay muchas cosas que son secretas en relación con los departamentos del gobierno, el total es pequeño en comparación con la gran cantidad de información que es correcta y adecuada para las personas".

George Creel, jefe del Comité de Información Pública de los Estados Unidos. Imágenes del tiempo y la vida / Getty Images

La carta también planteó la idea de que dos funciones, identificadas como "censura y publicidad", podrían coexistir felizmente. George Creel sería el jefe del comité y podría operar como censor del gobierno, pero se suponía que los periódicos aceptarían felizmente las noticias de guerra distribuidas por el gobierno y no tendrían que ser censuradas.

Mensajes y técnicas clave de CPI

Creel se puso rápidamente a trabajar. Durante 1917, el IPC organizó una oficina de oradores, que despachó a más de 20,000 personas (algunas cuentas dan números mucho más altos) para dar discursos cortos en apoyo del esfuerzo de guerra estadounidense. Los oradores se hicieron conocidos como The Four-Minute Men por la brevedad de sus discursos. El esfuerzo fue exitoso, y en reuniones desde clubes hasta presentaciones públicas, pronto apareció un orador hablando del deber de Estados Unidos de unirse a la guerra en Europa.

El New York Times, el 30 de diciembre de 1917, publicó una historia sobre los hombres de cuatro minutos que indicaba cuán comunes se habían vuelto:

“El trabajo de los Hombres de cuatro minutos se ha extendido recientemente a los oradores representativos que aparecen semanalmente en casi todas las salas de cine. El tema está preparado y el discurso se dirige desde Washington ... En cada estado hay una organización de hombres de cuatro minutos.
“El número de oradores ahora totaliza 20,000. Sus temas son asuntos de importancia nacional relacionados con los planes de guerra del gobierno ".

Creel creía que las historias más espeluznantes de atrocidades alemanas no serían creídas por el público. Entonces, en los primeros meses de su operación, ordenó a los oradores que se concentraran en cómo los estadounidenses lucharían para apoyar la libertad y la democracia frente a la brutalidad alemana.

Para 1918, el CPI instaba a sus oradores a utilizar historias de atrocidades en tiempos de guerra. Un escritor, Raymond D. Fosdick, informó haber visto animar a una congregación de la iglesia después de que un orador describiera las atrocidades alemanas y pidiera que el líder alemán, Kaiser Wilhelm, fuese hervido en aceite.

El 4 de febrero de 1918, el New York Times publicó una breve noticia titulada "Bar 'Himnos de odio'". El artículo decía que el IPC había enviado instrucciones a sus Hombres de cuatro minutos para atenuar material extremo.

If Your Soldier's Hit Poster de E.M. Gean Jackson, una película del Comité de Información Pública. swim ink 2 llc / Getty Images

El IPC también distribuyó una serie de materiales impresos, comenzando con folletos que justificaban la guerra. Una noticia en junio de 1917 describió los "Folletos de guerra" propuestos y señaló que se enviarían 20,000 copias a los periódicos de todo el país, mientras que la Imprenta del Gobierno imprimiría muchas más para circulación general.

El primero de los cuadernillos de guerra, titulado Cómo llegó la guerra a América, constaba de 32 páginas de prosa densa. El extenso ensayo explicaba cómo se había vuelto imposible para Estados Unidos permanecer neutral, y eso fue seguido por reimpresiones de discursos del presidente Wilson. El folleto no fue terriblemente atractivo, pero transmitió el mensaje oficial en un práctico paquete para la circulación pública.

La División de Publicidad Pictórica del CPI publicó material más animado. Los carteles producidos por la oficina alentaron a los estadounidenses, mediante el uso de ilustraciones vívidas, a trabajar en industrias relacionadas con la guerra y comprar bonos de guerra.

Controversias

En el verano de 1917, los editores de periódicos se sorprendieron al enterarse de que el gobierno había ordenado a las compañías que controlaban el tráfico de telégrafos transatlánticos que desviaran los cables al CPI en Washington para que fueran revisados ​​antes de que fueran enviados a las oficinas del periódico. Después de una protesta, se detuvo la práctica, pero se citaría como un ejemplo de cómo Creel y su organización tenían tendencia a sobrepasarse.

Creel, por su parte, era conocido por tener mal genio, y a menudo se metía en controversias. Insultó a miembros del Congreso y se vio obligado a disculparse. Y no menos una figura pública que Theodore Roosevelt, el ex presidente, criticó al IPC. Afirmó que la agencia había estado tratando de castigar a los periódicos que habían apoyado a Estados Unidos al entrar en conflicto, pero luego se había vuelto escéptico sobre la conducta de la administración en la guerra.

En mayo de 1918, el New York Times publicó una larga historia titulada "Creel as a Recurrent Storm Center". El artículo detallaba varias controversias en las que Creel se había encontrado. Un subtítulo decía: "Cómo el hombre de publicidad del gobierno se ha mostrado un adepto para meterse en agua caliente con el Congreso y el público".

Durante la guerra, el público estadounidense se infundió con un fervor patriótico, y eso condujo a excesos, como el hecho de que los estadounidenses de origen alemán fueran objeto de hostigamiento e incluso violencia. Los críticos creían que los folletos oficiales del IPC, como Prácticas de guerra alemanas Fueron incitaciones. Pero George Creel y otros defensores del IPC, señalando que los grupos privados también estaban distribuyendo materiales de propaganda, insistieron en que las organizaciones menos responsables habían inspirado cualquier mal comportamiento.

Impacto del trabajo del Comité

No hay duda de que Creel y su comité tuvieron un impacto. Los estadounidenses vinieron a apoyar la intervención en la guerra y participaron ampliamente en apoyar el esfuerzo. El éxito de las campañas de bonos de guerra, conocido como el Préstamo de la Libertad, a menudo se atribuyó al IPC.

Sin embargo, el IPC recibió muchas críticas después de la guerra, cuando quedó claro que la información había sido manipulada. Además, el fervor de guerra avivado por Creel y su comité puede haber influido en los acontecimientos posteriores a la guerra, particularmente el Susto Rojo de 1919 y las notorias incursiones de Palmer.

George Creel escribió un libro, Cómo anunciamos a Estados Unidos, en 1920. Defendió su trabajo durante la guerra, y continuó trabajando como escritor y agente político hasta su muerte en 1953.

Fuentes:

  • "El Comité Creel". Décadas americanas, editado por Judith S. Baughman, et al., vol. 2: 1910-1919, Gale, 2001. Biblioteca virtual de referencia de Gale.
  • "George Creel". Enciclopedia de la biografía mundial, 2ª ed., Vol. 4, Gale, 2004, pp. 304-305. Biblioteca virtual de referencia de Gale.